la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 24 de octubre de 2016

La sentencia del TC, bien pero... / por Rafael Comino Delgado



"...La sentencia del TC es un pequeño paso adelante, pero solo un paso, ahora hay que seguir luchando para que finalmente se puedan dar toros en Cataluña pero, sobre todo, tenemos que seguir luchando para que todos seamos verdaderamente libres y para que los enemigos de la libertad y de la democracia desaparezcan de los puestos de mando, para que no estén en las instituciones..."


La sentencia del TC, bien pero...

La sentencia del TC es un pequeño paso adelante, pero solo un paso, ahora hay que seguir luchando para que finalmente se puedan dar toros en Cataluña pero, sobre todo, tenemos que seguir luchando para que todos seamos verdaderamente libres.

Acabamos de recibir dos noticias favorables a la Tauromaquia: la de que habrá toros en la plaza Santamaría de Bogotá y la sentencia del Tribunal Constitucional anulando la prohibición de los toros en Cataluña. La primera se puede calificar como muy buena noticia y la segunda solamente como buena.

A ésta última es a la que nos vamos a referir. Por una parte llevábamos demasiado tiempo esperándola y por otra viene a dar la razón a los taurinos y, sobre todo, a los amantes de la libertad, sin embargo inmediatamente hemos de preguntarnos, ¿y ahora qué pasará? Pues creemos que pasará lo que viene pasando con otras sentencias del TC o de otros tribunales, que no se cumplirá, por lo menos a corto y medio plazo, pues en realidad, y para ser claros, en Cataluña no hay lo que llamamos "Estado de Derecho" en muchos aspectos y eso lo sabemos todos, lo que pasa es que unos lo decimos y otros lo callan.

Las autoridades catalanas tiene la potestad de regular la Tauromaquia y pondrán tantas trabas para celebrar corridas que no podrían llevarse a la práctica. Es por ello que hemos titulado este artículo, "La sentencia, bien pero..." . Ese es el pero, que la sentencia significa un triunfo moral pero no un triunfo real, en la práctica. Naturalmente que la sentencia es una buena noticia, pero no muy buena, por las razone aducidas. Sinceramente he de decirles que con la situación que tenemos en España actualmente, el que no haya toros en Cataluña es sólo un pequeño signo del desastre existente. A nuestro entender lo verdaderamente importante es:

1) Que la prohibición de los toros por el Parlamento catalán invadía competencias del Estado estaba clarísimo; cualquier jurista lo decía sin dudar, sin embargo tres magistrados del TC han votado en contra de la sentencia finalmente emitida, lo que hace pensar que hay magistrados que no votan según derecho sino según ideología, aunque esto ya lo sabíamos. Ello es un problema gravísimo para que haya verdadera democracia y verdadera libertad en cualquier país.

2) En España, un país del primer mundo, la nación más antigua de Europa, una democracia desarrollada donde se tienen muchos derechos, sin embargo hay demasiados políticos que no creen ni en la democracia ni en la libertad, por eso prohíben los toros, como podrían prohibir otras cosas que a ellos no les gustasen. Obviamente hay cosas que se deben prohibir, no se puede hacer todo lo que se quiera, pero no se pueden prohibir, por ejemplo la libertad de culto religioso, la libertad de acceder a la cultura, etc. Bien, pues los toros son Cultura protegida por el Estado y sin embargo los antitaurinos los prohíben, lo cual demuestra, sin la más mínima duda, que les importan muy poco la libertad y la democracia.

Esto es lo verdaderamente importante, lo que me preocupa fundamentalmente, porque si estos que no creen en la democracia ni en la libertad no existieran, el problema que tenemos con los toros no existiría y desaparecerían muchísimos otros problemas, como por ejemplo impedir que se hable libremente en una Universidad, que un guardia civil pueda tomar una copa en cualquier bar cuando no está de servicio. Se celebrarían corridas y el que quisiera que fuera, y si llega un día en que no va nadie, los toros desaparecerían por sí mismos.

La sentencia del TC es un pequeño paso adelante, pero solo un paso, ahora hay que seguir luchando para que finalmente se puedan dar toros en Cataluña pero, sobre todo, tenemos que seguir luchando para que todos seamos verdaderamente libres y para que los enemigos de la libertad y de la democracia desaparezcan de los puestos de mando, para que no estén en las instituciones.