la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 26 de octubre de 2016

IV TROFEOS DE LA TERTULIA J.BELMONTE DE CAÑADA R.: SEMBLANZA DE ÁNGEL PERALTA / por JESÚS CUESTA ARANA


El doctor Hugo Galera junto a Ángel Peralta, y al fondo el periodista Juan Belmonte Luque, presentador  del acto.


Seis importantes figuras del Toreo han sido galardonados con el PREMIO TERTULIA JUAN BELMONTE.  Sirvieron de soporte para un extraordinario vídeo presentación del acto,como tuvieron tanto éxito y fueron largamente aplaudidos.
El polifacético Joaquin Cuesta Arana , escultor, escritor, y poeta, escribe la semblanza de Ángel Peralta, gloria en vida del arte del toreo a caballo


ENTREGADO LOS IV TROFEOS DE LA TERTULIA J.BELMONTE DE CAÑADA R. EN UNA NOCHE MÁGICA EN ANTARES SEVILLA.SEMBLANZAS DE LOS SEIS PREMIADOS 2016 POR LA TERTULIA JUAN BELMONTE


Ángel Peralta
Miguel Báez “El Litri” (Padre)
Andrés Roca Rey
Núñez del Cuvillo
Toro “Cobradiezmo” de Victorino Martín
Fernando Carrasco ( A título Póstumo)

(I)

ÁNGEL PERALTA

JESÚS CUESTA ARANA
En La Puebla del Rio, es donde madre da luz, aire y vida a un niño. Por nombre Ángel. Pronto monta y vuela a caballo –en una ilusión–, como los dioses mitológicos a lomos de Pegaso. Desde los primeros tallos de la vida da nervio y azogue al caballo por la abierta marisma donde  fragua ora  al paso, ora al galope, ora al trote su historia que se escribe a lo grande. Mentar a Ángel Peralta, viene pronta a la mente la figura –pura fibra– con faz entre romana, moruna, tartésica y unos ojos que hablan desde la profundidad de los tiempos que deja atrás. Hay personas  que a simple vista ya cantan su suerte. La vida entera entre el caballo y el toro. Donde el sol marismeño y la flama de las plazas de toros le curten la cara. Un mago y un sabio a la vez, con certera explicación de qué y cómo debe ser el rejoneo. Un innovador sin el descuido de  las esencias primeras. “Lo clásico es lo bien arremataíto”, dice El Gallo. Ángel Peralta poetiza con el caballo. Por eso su corazón, cuando rejonea va a compás  con el hervor de la sangre. Un ángel, o más bien un arcángel, campero –lo mismo que Fernando Villalón– que galopa sus versos ¡Qué bien encaja en el caballo! Hombre y animal en una misma pieza. El Centauro de las Marismas. Desde el recogimiento del campo  a la turbamulta de  las tardes de toros,   agarra en la mente sus cabriolas. 
Todo un tratado  a base de aforismos y reflexiones, que abre un mar de sensaciones, por su poesía filosófica. Combina a la par los saberes del campo, la toma de los vientos, las corrientes del río y “las” calores, desde el lubricán al clareo de los días con la literatura. Poemas, letras de cante, letrillas populares, sevillanas… entre relinchos y bramidos, desde  los pájaros del invierno a la cálida chicharra. Sensible y sensitivo. Un jinete con su larga sombra centáurica a la vera, muchas veces, de su hermano Rafael. Un humanista –o tan vez un renacentista campero–y torero a caballo, con toda la libertad del aire y sus vuelos para él.

Siempre. Ángel Peralta, en una imagen que no cesa con su caballo Cabriola y la poesía que luce airosa  en la grupa. Siempre.