la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 24 de octubre de 2016

La Empresa Matilla no ha dado a conocer las cuentas de la corrida extraordinaria de Valladolid


José Tomás, El Juli, Talavante, Manzanares, Morante, y Padilla.


Todo el toreo se dio cita en Valladolid el pasado 4 de septiembre, para rendir homenaje a Víctor Barrio. Resultó un éxito de taquilla y de triunfos. Se informó entonces que los beneficios íntegros de aquel festejo se destinarían a fines altruistas, gestionados por la Fundación del Toro de Lidia: el monumento al torero desaparecido y un programa de actividades culturales. Sin embargo, hoy es el día en el que aún la Empresa Matilla, organizadora de ese festejo y de la correlativa feria de Valladolid, no ha hecho públicas las cuentas de aquel día. Para evitar equívocos innecesario, resulta muy adecuado que se den a conocer.


Evitar equívocos entre el interés mercantil y el altruista
La Empresa Matilla no ha dado a conocer las cuentas de la corrida extraordinaria de Valladolid


Taurología / Octubre 2016
Uno de los acontecimientos del año taurino tuvo lugar en Valladolid, el pasado 4 de septiembre: la corrida extraordinaria en homenaje a Víctor Barrio, que registró un lleno hasta la bandera. De acuerdo con la información promocional que se distribuyó entonces, sería la Fundación del Toro de Lidia la que gestionaría los beneficios, con objeto de levantar un monumento al torero desaparecido y desarrollar un programa de actividades culturales.
Ya ha pasado bastante más de un mes y la empresa organizadora, comandada por la Casa Matilla, aún no ha facilitado las cuentas de aquel festejo, en el que los seis diestros anunciados actuaron desinteresadamente. Como aquel festejo sirvió de hecho como locomotora para tirar del abono del resto de la feria de la capital de Castilla y León, parece muy conveniente que reine esa transparencia que hasta ahora no ha aparecido públicamente.

No se puede pasar por alto que precisamente por este factor locomotora en Valladolid se oyeron no pocas críticas a la Empresa, por utilizar un festejo de esta naturaleza como reclamo final para su feria, en la que se hicieron doblete todos los toreros, menos Juan J. Padilla, anunciados para el día 4. 

Con bastante razón, se argumentaba entonces que hubiera sido mucho más lógico que la corrida extraordinaria hubiera sido un acontecimiento unitario, independiente de cualquier abono, para que así no se entremezclaran los legítimos intereses mercantilistas con otros de carácter altruista.

No hay por qué dudar que las cuentas de aquel día están clarísimas. Pero como la picaresca está a la orden del día --recuérdense los sorprendentes resultados de la extraordinaria celebrada este mismo año en Albacete--, nada mejor que sacar a la luz todos los números del 4 de septiembre.

Conviene tener en cuenta que los beneficios se destinan a actividades públicas, desarrolladas por una Fundación en aras de unos objetivos comunes a toda la Tauromaquia. Por eso, con independencia que en su día la Memoria anual de la Fundación haga constar el importe de lo recibido, resulta necesario que la empresa organizadora de a conocer las cuentas detalladas de aquel festejo. Es el modo seguro para deshacer cualquier equívoco que pueda producirse.

  • Enlace relacionado: