la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 16 de octubre de 2016

¡Ni una más! / Rafael Comino Delgado



Limitándonos a España, y más aun al mundo taurino, llevamos unos años sufriendo ataques por parte de los antitaurinos, los animalistas, que en mi opinión, en muchas ocasiones se colocan fuera de ley, sin que ello les suponga una sanción. Nuestra paciencia parece no tener limite.

¡Ni una más!

Rafael Comino Delgado
Con la edad uno pierde capacidad de sorprenderse y al mismo tiempo se le va soltando la lengua. Yo ya tengo cierta edad, la suficiente como para sorprenderme por muy pocas cosas y, como decía José Saramago, para "gritar sin miedo lo que pienso/ ...los años necesarios para gritar lo que pienso/ hacer lo que quiero/corregir yerros viejos... "

En el mundo, siempre ha habido calamidades de todo tipo, pero tengo la impresión de que ahora, en pleno siglo XXI, la cantidad de guerras, injusticias, terrorismo, crímenes, abusos de todo tipo, hambre, miseria, etc. etc. que vemos y leemos cada día difícilmente será superable por lo que haya habido en otros tiempos. Por eso digo que pocas cosas, por terribles que sean, me sorprenden demasiado, ya que las había conocido, aunque en la distancia, antes.

Limitándonos a España, y más aun al mundo taurino, llevamos unos años sufriendo ataques por parte de los antitaurinos, los animalistas, que en mi opinión, en muchas ocasiones se colocan fuera de ley, sin que ello les suponga una sanción. Nuestra paciencia parece no tener limite.

Sin remontarnos demasiado en la historia, como consecuencia de la muerte del maestro Víctor Barrio, las redes sociales se llenaron de twists con insultos, algunos verdaderamente terribles, aunque en su línea habitual, pero el límite de mi capacidad de sorpresa ha sido superado ampliamente por lo ocurrido con motivo del festival taurino, celebrado en Valencia, en favor del niño Adrián, de ocho años, enfermo de cáncer. Las cosas que se han publicado en las redes superan todo lo imaginable, al menos por mí. Yo se que cualquier barbaridad o crueldad que pueda hacer la bestia más cruel del mundo, entre los animales irracionales, puede ser cometida y más, elevado a la enésima potencia, por los humanos. Eso lo sabía ya, pero desearle la muerte a un niño de ocho años, que está sufriendo una terrible enfermedad como es el cáncer, es algo que supera todo lo que podía imaginar.

Hay que ser muy mala persona, tener mucha maldad, ser un hijo de satanás, ser muy mezquino, muy vil, muy cobarde; hay que ser muy despreciable, tener el cerebro, el corazón y el espíritu podridos totalmente. Hay que tener una mente solo equiparable a un estercolero, a una letrina, hay que ser basura humana, para pensar eso, y mucho peor todavía para escribirlo en las redes sociales. Belcebú, príncipe de los demonios, no superaría la perversidad de estos engendros que han deseado la muerte a Adrián.

No voy a decir que todos los antitaurinos o animalistas son así, pero casi todos, desde luego los activistas todos, los miembros del PACMA (Partido animalista contra el maltrato animal) todos son así y peor aún. 

¿Han visto Vds. a la presidente del PACAM, Dª Silvia Barquero salir y condenar esos twists ? ¿Han visto Vds. a alguien de Podemos-IU (antitaurinos-abolicionistas) salir y condenar esos Twists? No, no los han visto ni lo verán (si lo hicieran seria de forma hipócrita) porque todos ellos piensan igual, y si no lo escriben en las redes, se quedan con las ganas.

Son seres incapacitados para vivir en una sociedad civilizada, no se les puede dejar libres porque acabaran con nosotros y con nuestra civilización.

Llegó el momento de decir basta ya, hasta aquí hemos llegado, no les permitimos ni una más. Hay que ir a por ellos estén donde estén, con la ley en la mano, perseguirlos y aislarlos.

Ya he oído que la Fundación "El Toro de Lidia" pondrá una demanda, lo que me parece bien, pero todos los taurinos debemos unirnos, y como decía , con la ley en la mano perseguirles hasta el final.