la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 2 de enero de 2017

"EL HIJOPUTA NO DESCANSA": Pablo Iglesias se querella contra el periodista Herman Tertsch.



El líder de Podemos, el comunista Pablo Iglesias, ha interpuesto recientemente una querella contra el periodista Herman Tertsch por señalar en un artículo en ABC que el abuelo fue condenado a muerte por participar en las ‘sacas’ de Madrid.

"..El abuelo de Pablo Iglesias fue condenado a muerte por participar en sacas, es decir, en la caza de civiles inocentes desarmados en la retaguardia en Madrid. En concreto, por ser quien identificó y sacó de su casa para asesinarlos al marqués de San Fernando, Joaquín Dorado y Rodríguez de Campomanes, y a su cuñado, Pedro Ceballos. Eso fue el 7 de noviembre de 1936 en la calle del Prado, número 20. Acudió allí Manuel Iglesias acompañado por Manuel Carreiro «el Chaparro», Antonio Delgado «el Hornachego» y otros milicianos armados conocidos como «el Vinagre», «el Ojo de Perdiz» y «el Cojo de los Molletes»

El abuelo dirigía esa ilustre compañía porque era él quien conocía a su paisano de Villafranca de los Barros, el desdichado marqués. Este y su cuñado fueron conducidos a la checa en la calle Serrano, 43. Al día siguiente aparecieron ambos asesinados en la Pradera de San Isidro. Detenido tras la guerra, Iglesias fue condenado a muerte

Sorprende que, conmutada la pena por 30 años de prisión, Iglesias saliera en libertad tras cumplir solo cinco y obtuviera además de inmediato un empleo en el Ministerio de Trabajo de José Antonio Girón de Velasco, un absoluto privilegio en la posguerra. No puso Manuel, como podría pensarse, una vela a sus benefactores Franco y Girón. Mantuvo viva la llama del odio en la familia. Al menos uno de sus seis hijos fue miembro de la banda terrorista FRAP. Era el padre de Pablo..."

El periodista Herman Tertsch explica en una profunda entrevista concedida a La Contra TV el proceso de coacciones al que se somete de forma pública y privada a quienes disienten de lo políticamente correcto.