la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 4 de enero de 2017

MANIZALES 2ª DE FERIA Saludan Bolívar y Ginés / por Jorge Arturo Díaz Reyes


Boívar con le 5°. Foto: Jorge Arturo Díaz

Dos faenas de sabor y contenido, una de Bolívar y otra de Ginés Marín fueron malogradas a espadas. También Pardo emborronó una más. Dispar encierro de Dosgutiérrez, el sexto se fue vivo tras tres avisos. En general se mató muy mal. Entradón.


Saludan Bolívar y Ginés

Manizales, Colombia, I 3 17
La corrida de Jorge Gutiérrez trajo gran discrepancia en peso, volumen y cornamenta. No tanto en juego, pues la mansedumbre áspera y desclasada fue factor denominador en la mayoría; cuatro que terminaron parados y renuentes a todo. Por el contrario el cuarto, excesivamente cornicorto, fue a más y terminó embistiendo con son y fijeza casi pastueñas, que recordó los dulces orígenes de la ganadería, y el quinto, brocho, mucho para plaza de primera, sacó raza. Estos dos recibieron el beneplácito de los contribuyentes y su aplauso en el arrastre, pero no alcanzaron a tapar el traspiés de la ganadería.

Cristóbal Pardo, Pasó trabajos con el veleto primero que con sus malas pulgas y su más de media tonelada le impuso demasiado respeto y precaución. El tercio de banderillas fue muy desangelado y la espada errática y aplicada defensivamente. El cornicorto cuarto le inspiró más, con capa y palos haciéndose ovacionar en tres pares precisos. El último tercio fue más natural que derecho, se abona, y al final con gran son. Pero la suerte suprema fue un desastre avisado.

Luís Bolívar, Lució con el capote, de saludo y de quite. Luego el toro tardeó, pasó a desgana y se detuvo contra toda porfía. La estocada ganó algunas palmas. El quinto peleó con decisión. Farol y larga de rodillas. Cinco navarras y revolera. Todo con gran eco en la plaza casi llena. Brindis a José Antonio Campuzano, cinco muletazos otra vez arrodillado, y dos tandas muy ligadas de pie, pusieron la cosa en modo fiesta, con banda incluida. Faena que tras los naturales de mérito llegó a ser circular en las tablas. El triunfo se mascaba. Tres bernadinas. Igualada minuciosa, volapié, y… espada en guardia. Ahí acabó la cosa. Pinchazo, estocada tendida lateral, aviso y saludo de consolación. Qué pesar.

El debutante Ginés Marín, tiró una esquela de presentación que cautivó la Monumental. Mejor dicho se la echó al bolsillo. El sabor andaluz de su toreo mata en Manizales. Pese a que el bizco tercero fue de los malos, él brilló. Tres verónicas, tres chicuelinas y una larga cadenciosa encendieron pasiones, y luego cuando puso en suerte con tres cacerinas y otra larga, la rumba fue a mayores. Pero tras los ayudados por alto y las primeras dos tandas derecha de a tres, el dosgutiérrez renunció. Aun así, la parroquia no quería dejar pasar lo que había gozado, pero la espada dijo no, asomó por los bajos y congeló los ánimos. El sexto, con dos perchas asaltilladas y su más de media tonelada fue castigado duro por Viloria. Después tardeo, se revolvió, se coló y no se dejó matar. Sonaron los tres avisos. Cara y cruz para el joven jerezano.

El encierro fue difícil, cierto, pero la tarde tuvo momentos de gran lucimiento. De haberse matado como mandan los cánones otra sería la historia. 
  • FICHA DEL FESTEJO
Martes 3 de enero 2017. Monumental de Manizales. 2ª de feria. Sol y nubes. Casi lleno. Toros de Dosgutiérrez, disparejos de presencia y juego, pitados los tres primeros y el sexto que se fue vivo tras tres avisos.
Cristóbal Pardo, silencio y silencio tras aviso.
Luís Bolívar, palmas y saludo tras leve petición.
Ginés Marín, saludo y silencio tras tres avisos. 

Incidencias: 
Saludó Emerson Pineda tras parear al sexto.