la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 12 de enero de 2017

Morante de la Puebla: «El toreo vive del arte y el misterio»



El genio sevillano gana el IX Premio Taurino de ABC por las emociones que desata la pureza y personalidad de su tauromaquia.


Madrid, 11/01/2017 
En su despacho de Joselito el Gallo, «el más artista de los artistas», Morante de la Puebla recibe la noticia: «Felicidades, ha ganado usted el Premio Taurino de ABC». «¿Para mí? ¡Qué alegría!», dice el torero mientras busca el cargador del móvil. «Me queda el cuatro por ciento. Espere». Y la batería se esfuma mientras suenan al fondo los ladridos de los perros en su tierra de La Puebla del Río. Es su finca sevillana su jardín de las delicias, su lugar de reflexión, el refugio donde nace el pensamiento, el sueño de sus obras de arte, esas reliquias «vera icon» que no parecen hechas por la mano del hombre, como su faena del último 15 de abril en la Maestranza.

Por esa genial creación en el Baratillo, por la de Valladolid, por la de Zaragoza, por la de México... Por ser estandarte de la pureza, por su personal estilo de raíces clásicas y por ahondar en la más feliz expresión del toreo como arte, José Antonio Morante Camacho ha sido distinguido con el trofeo taurino de esta Casa.

-¿Qué significa este galardón?

-En primer lugar quiero dar las gracias a este periódico, no solo por el premio, sino por el espacio que le dedican a esta tradición nuestra que es la tauromaquia. Me siento muy contento porque mantener hoy en el toreo un estilo artístico y no dejarse llevar por las tendencias o las tentaciones, como decía Jesucristo, es un peso que asumo con responsabilidad. Sé de lo importante que es la tauromaquia artística para España y el mundo. Agradezco que se hayan acordado de mí, y por tanto también de mis tardes malas, porque en definitiva lo que hace mi toreo más grande es cuando puede llegar a ser el más pequeño. Creo que ahí está mi dimensión, de la nada hacia el todo. Sin la nada no sería un torero tan amplio.

Habla el Morante en estado puro, el poeta de las arenas, capaz de recitar el toreo con renglones torcidos, con versos perfectos.

-¿Las broncas se las lleva el viento?

-Las sufro, porque no me gusta defraudar, y no conozco a ningún torero que las haya disfrutado. No es agradable, pero hay veces que no puedes...

-Su filosofía no se deja arrastrar por las corrientes. ¿Está de moda el arte?

-El arte nunca pasa de moda. Ser capaz de emocionar de una manera clásica es lo máximo y en los tiempos que estamos lo más difícil, y yo tengo la suerte de poderlo conseguir. El clasicismo es muy largo. Cuanto más indagues, más cosas salen. Ser clásico no quiere decir ser corto o poco variado, al revés.
«La empresa de Sevilla tiene interés en que toree cinco tardes. En principio, mataré dos de Cuvillo, Juan Pedro, Victoriano...»

-Es un estudioso de épocas pasadas.

-Sí, me gusta indagar en esa naturalidad y sencillez delante de la cara del toro y también me gusta hacer mis aportaciones.

-¿Todos los toreros son artistas?

-No, no, para nada. Hay muy pocos. Podría decir que muchos de ellos son profesionales, que es una palabra muy difícil en el toreo y nada peyorativa, porque hay que dar el callo todas las tardes.

-¿El más artista?

-Joselito el Gallo, porque después de Belmonte el toreo ha ido hacia una intimidad propia del ser humano. Joselito tenía una sensibilidad fina y natural. También estarían Pepe Luis padre, Antonio Bienvenida... Antonio Ordóñez pertenece a una escuela más rondeña. Rafael de Paula estaría en esa línea. Curro Romero es otro torero artista y clásico. O Pepín Martín Vázquez.

-En su laureada faena maestrante rezumaban todas esas tauromaquias.

-En esa faena hay un detalle: cuando el toro de Cuvillo me parte el palillo, le doy como una especie de molinete o media, que yo no sabía ni lo que era. Cuando salí del desplante no sabía cómo se habrá visto eso, pero lo hice con tanta pasión que fue una iluminación de algo especial. Con eso trato de decir que cuando estoy delante del toro intento tener una predisposición alegre dentro del miedo que causa todo el embrollo del toreo. Puedo reunir muchas tauromaquias, pero luego imprimo mi estilo y no intento imitar a nadie.

«Lo que hace mi toreo más grande es que puede llegar a ser el más pequeño. De la nada hacia el todo»

-Antes de «Dudosito» y tras echarse el peso del abono de Sevilla a la espalda, ¿hubo dolor?

-Sufrí mucho, aunque el día que me echaron el toro al corral me fui al hotel con satisfacción interior porque toreé con parsimonia. Luego, en las otras tardes, no hubo más que la voluntad y el querer. Antes de que saliese ese último toro yo veía la derrota cerca, pero intentaba motivarme a mí mismo, diciéndome «vamos p’alante». Tuve la suerte de que salió ese cuvillo, que fue noble y estuve a gusto. Y solucioné la difícil papeleta de echarme una Feria de Sevilla a cuestas tras la ausencia.

-Este año también asumirá la responsabilidad de cinco tardes.

-Parece que sí, la empresa tiene mucho interés en que sea como el año pasado, con cinco corridas en total. Me parece romántico el mantener ese número, mientras el ánimo pueda...
«¿Todos los toreros artistas? No, para nada. Hay muy pocos. El toreo está derivando hacia el circo»

-¿Ganaderías?

-Más o menos, serán Juan Pedro, Victoriano del Río, dos de Cuvillo… La primera de Cuvillo será el Domingo de Resurrección [con José María Manzanares y Roca Rey].

-¿Alguna sorpresa con variedad de encastes?

-Lo he intentado, pero no me sale bien. A Sevilla lo que le gusta es verme torear muy bien y para eso las ganaderías con más garantías de embestir son las que son. Otras pueden tener cierto morbo en el público y no descarto que algún año haga algo.

-¿Verá la afición de Las Ventas a Morante esta temporada?

-No lo sé, mi intención es estar y por parte de Simón (Casas) hay bastante voluntad en rebajar la pendiente del ruedo, que no es ningún capricho. Pero no sé si la Comunidad de Madrid, que no quiere que se suspenda ninguna corrida por lluvia, aceptará o no.

-¿Es la plaza en la que más sufre?

-Lo paso muy mal. Es una plaza muy ventosa, con un público hostil, aunque cuando surge el milagro es maravilloso. En Madrid se dan todas las circunstancias para que el toreo sea un juego de vida y muerte -que para mí eso no es el arte- o el fracaso. Se ponen todos los impedimentos posibles para que el toreo de arte no surja: un toro muy grande, esa cima del ruedo, tierra resbaladiza... Para el arte se pone todo al revés. Solo hay que mirar a los novilleros y los toreros nuevos: el que triunfa es el que se pone ahí como un palo con gallardía. Y el toreo se sostiene por el arte, vive del arte y el misterio; sin arte puede resultar un deporte, algo valeroso. La sociedad está para ir a la plaza de toros a divertirse con la alegría del arte.
«Mi intención es estar en Madrid y por parte de Simón Casas hay voluntad en rebajar la pendiente. Pero no sé si la Comunidad aceptará»

El genio de La Puebla ahonda en la «mágica» teoría del duende de Lorca y desmenuza su pensamiento con la despaciosidad de su toreo, más espiritual que terrenal. ¿Y cuando usted se vaya? «Me da un poco de miedo. Lo hablo con algunos amigos y compañeros. El toreo está derivando hacia el circo, en el más difícil todavía, en el pasarse al toro por arriba, por abajo, por delante, por detrás... Parece imposible que salga un torero con ese misterio íntimo, porque los nuevos para triunfar tiran por la técnica, que lo que trae es seguridad y aburrimiento. En el arte se intenta tirar de conocimiento».

-¿Perdurará la Fiesta por los siglos de los siglos?

-Mientras exista el arte, la sensibilidad y la emoción, pienso que sí, pero el toro no debe ser desproporcionado, sino proporcionado con el toreo.

-Usted ha plantado cara a los antitaurinos en los juzgados.

-Sí, y no me da miedo: voy con la verdad. Ser matador de toros es una profesión casi divina, al alcance de pocos.

El jurado del IX Premio Taurino de ABC posa 
con Catalina Luca de Tena- Ernesto Agudo

  • Acta del jurado
Morante de la Puebla fue galardonado con el IX Premio Taurino de ABC «por haber emocionado a los públicos de España, Portugal y México, en faenas de gran pureza, con un estilo personalísimo, de raíces clásicas, que suponen la más feliz expresión del toreo como arte».

El jurado, reunido ayer en la Casa de ABC, estuvo compuesto por Javier Benjumea, como presidente; José María Álvarez del Manzano, Andrés Amorós, Juan Lamarca, José Ramón Márquez, Victorino Martín, Joaquín Moeckel, María Dolores Navarro, Juan Antonio Ruiz «Espartaco», Pilar Vega de Anzo y François Zumbiehl.