la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 5 de enero de 2017

Tasa de paro / por Rafael Comino Delgado



"...De todos los parados, ¿cuántos quieren trabajar realmente? Lo pregunto porque me consta que no todos desean trabajar, que muchos ya han rechazado ofertas de trabajo, lo cual me parece inadmisible. Por esto que estoy exponiendo algunos me llamaran de todo lo malo que decírseme pueda, pero es la verdad. Se de muchos casos con nombres y apellidos..."

Tasa de paro

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
Hoy nos llega la buena noticia de que el paro continua bajando en España, de tal manera que ya solo hay 3.702.974 parados (alrededor del 17.5% de la población activa), lo cual es una cifra alta, pero mucho más baja de la que hemos llegado a tener en años pasados.

Dicho lo cual queremos hacer algunas puntualizaciones al respecto.

1)Sabemos, o yo lo creo así, que esa cifra no es real, pues hay muchas personas apuntadas al paro y, sin embargo, están trabando de una u otra forma. Es lo que se llama economía sumergida, y que por muy sumergida que esté sabemos que existe. Todos conocemos gente que está en esa situación. 

2)A pesar de ir año a año, mes a mes reduciéndose la cifra de parados, los sindicatos no están contentos; para ellos todo está mal, el gobierno todo lo hace mal, y los empleos que se crean son de mala calidad. Ya se sabe, los sindicatos siempre piden ganar más y trabajar menos, lo cual es imposible porque el empresario arriesga su dinero para ganar algo. Si un trabajador produce menos de lo que genera, el negocio irá a la quiebra, y eso en el sector púbico español es frecuente. Pero digo yo, si los sindicatos ven tan fácil ganar más y trabajar menos, ¿por qué no se dedican a empresarios? Muchos pensarán, y yo también, que eso es como pedir a una higuera que eche magdalenas. Los sindicalistas profesionales (lo digo porque prácticamente toda su vida han sido liberados sindicales) sirven solo para lo que sirven, lo que se dice hacer algo realmente positivo, más bien poco.

3)Pero siempre que se publica la cifra de parados falta una, que para mí es la más importante. Me explicaré. 

De todos los parados, ¿cuántos quieren trabajar realmente? Lo pregunto porque me consta que no todos desean trabajar, que muchos ya han rechazado ofertas de trabajo, lo cual me parece inadmisible. Por esto que estoy exponiendo algunos me llamaran de todo lo malo que decírseme pueda, pero es la verdad. Se de muchos casos con nombres y apellidos.

Al respecto de esta realidad yo quiero recordar frases muy sabias de personajes muy sabios: "No es el trabajo lo que envilece sino la ociosidad"(Hesiodo, poeta griego); "Trabajar constituye un deber indispensable para el hombre social. Rico o pobre, poderoso o débil, todo ciudadano ocioso es un ladrón"( Jean Jacques Rousseau); "Si un hombre no quiere trabajar no debe comer" (Margaret Thacher);"Se nos dijo que debemos trabajar y utilizar nuestros talentos para crear riqueza"(Margaret Thacher);"No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar."(Santa Teresa de Calcuta);"Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma" (Segunda epístola de San Pablo a los Tesalonisenses).

Naturalmente comparto el contenido de las mencionadas frases y añado que: "La ociosidad embrutece al hombre y el trabajo le dignifica"; "Hay quien está en la extrema pobreza porque no puede trabajar y quien lo está porque tiene extrema desgana de laborar". 

Por eso es indignante, a veces, oír a muchos políticos, sindicalistas, etc, pregonar lo mal que se vive en esta España debido a los recortes del gobierno, cuando los que así hablan jamás hicieron nada verdaderamente útil a la sociedad, al contrario siempre vivieron "del cuento", creando problemas.

En esta España nuestra, afortunadamente, podemos decir que nadie pasa hambre gracias a ONGs como "Caritas" o "Manos Unidas". 

Naturalmente cuanto acabo de exponer, se refiere a los que de verdad no quieren trabajar pudiendo hacerlo, por tanto aquellos que no pueden por un impedimento (enfermedad) o por qué no han logrado encontrar un trabajo, buscado de verdad, quedan excluidos del grupo aludido.

En cualquier caso ¡que en este año 2017 todo el mundo encuentre un puesto de trabajo para poder vivir dignamente, y los que no quieren trabajar que, de repente, quieran!