la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 9 de mayo de 2017

COLOMBIA. Un oportuno proyecto de ley.



Ya es hora de despertar, para apoyar a los pocos parlamentarios que se han atrevido a tomar la iniciativa y a no conformarse simplemente con defenderse de los intentos abolicionistas, y, en su lugar, lanzarse al ruedo – nunca antes mejor dicho – con este proyecto de ley que ha iniciado su andadura en los vericuetos del Congreso.

Un oportuno proyecto de ley

ASOTAURO
COLOMBIA.- 8/05/2012
Mientras las huestes anti-taurinas reaccionan en su acostumbrado estilo agresivo contra el proyecto presentado al Congreso para reforma del reglamento taurino, los aficionados y las gentes vinculadas al mundo del Toro, permanecen impasibles, indiferentes, como dejando que el proyecto siga su curso sin rumbo fijo ni dolientes que lo impulsen.

Esa actitud, que ha sido una constante en esta era de controversias, prohibiciones y amenazas contra la Fiesta Brava,es la que nos ha tenido a punto en varias oportunidades de que sea aprobada la abolición de los espectáculos taurinos en nuestro sufrido país.

Ya es hora de despertar, para apoyar a los pocos parlamentarios que se han atrevido a tomar la iniciativa y a no conformarse simplemente con defenderse de los intentos abolicionistas, y, en su lugar, lanzarse al ruedo – nunca antes mejor dicho – con este proyecto de ley que ha iniciado su andadura en los vericuetos del Congreso.

Cumple este proyecto con un objetivo principal: Poner en marcha el mandato de la Corte al Congreso, en el sentido de legislar para morigerar la lidia en un plazo máximo de dos años, de los cuales ya van corridos varios meses.

Sin afectar la esencia misma de la Fiesta (como sería la eliminación de la muerte del toro, de las banderillas o de la suerte de picar), sí se limita el número de veces que el matador puede entrar a estoquear o a descabellar, y se hacen otras reformas en cuanto a las varas de picar . Durante varios años se le han hecho modificaciones al proyecto original atendiendo sugerencias de ganaderos, aficionados, toreros y conocedores de la materia.

No olvidemos que , en el supuesto de que se cumpla el período fijado por la Corte sin que se hayan aprobadas las modificaciones a las corridas de toros buscando eliminar un maltrato innecesario al toro, el espectáculo taurino desaparecerá de la faz de Colombia.

Que sea éste un acicate para que rodeemos y apoyemos con entusiasmo y , sobre todo, con efectividad, esta gestión. No permitamos que la búsqueda de la perfección, o los particulares sentimientos políticos, nos inhiban para brindarle nuestro apoyo. Está en juego nada menos que la supervivencia de lo que tanto amamos: la Fiesta de los Toros.