la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 7 de mayo de 2017

El protector del Real Madrid / por Juan Manuel Rodríguez



Zinedine Zidane desveló en la rueda de prensa de ayer previa al partido liguero contra el Granada de esta noche la razón por la cual se niega a confirmar que vaya a ser el entrenador del Real Madrid la próxima temporada: "Quiero mucho a este club pero aquí, cuando no rindes, te vas a tu casa".


El protector del Real Madrid

En una de las primeras escenas de Gladiator, la que probablemente marque el resto de la película, el emperador Marco Aurelio, interpretado por Richard Harris, le pide a Máximo Décimo Meridio, que no es otro que Rusell Crowe, que a su muerte se convierta en el protector de Roma y devuelva todo el poder al pueblo. "¿Aceptarás el gran honor que te he ofrecido?", pregunta Marco Aurelio, a lo que el gladiador al que hace referencia el título de la película, responde lo siguiente: "De todo corazón, no". Marco Aurelio agarra la cabeza de Máximo con cariño paternal y responde: "Es por eso que debes ser tú". Porque el hecho de que al comandante de los ejércitos del norte no le obnubilen en absoluto ni el oropel ni el poder y prefiera incluso que designen a otro menos válido supone precisamente la confirmación de que él y sólo él está a la altura del cargo que acaba de rechazar.

Zinedine Zidane desveló en la rueda de prensa de ayer previa al partido liguero contra el Granada de esta noche la razón por la cual se niega a confirmar que vaya a ser el entrenador del Real Madrid la próxima temporada: "Quiero mucho a este club pero aquí, cuando no rindes, te vas a tu casa". Así que el entrenador que ha ganado La Undécima en cinco meses, la Supercopa en siete y el Mundial en once, que tiene al equipo líder de la Liga y, con permiso del Atleti, con pie y medio en la final de Cardiff después del 3-0 de la ida, no quiere confirmar que vaya a seguir porque, aunque puede ganarlo todo o conquistar algo, también existe la posibilidad de que la temporada acabe en blanco. Esa reflexión de Zidane confirma que, con o sin títulos, él debe seguir siendo el protector del Real Madrid.

A lo largo de la historia del club blanco hemos conocido técnicos que, si bien entraron en el Madrid, el Madrid jamás entró en ellos. Probablemente el caso más representativo de esto que digo haya sido Manuel Pellegrini, que iba por ahí tan ufano y tan feliz porque había quedado subcampeón pero con un "puntaje" histórico. Pellegrini entró en el Madrid pero el Madrid nunca entró en él. A otros les intimidó tanto el oropel del puesto que dejaron de ser ellos mismos para convertirse en unos extraños. A Zidane, sin embargo, nunca le ha asustado el banquillo del Real Madrid para el que, ya en su primera rueda de prensa, la de su presentación, se declaró humildemente preparado; su nivel de exigencia quedó demostrado cuando, siendo aún jugador y teniendo un año más de contrato firmado, renunció a él porque sentía que no daba el nivel mínimo exigido. Ahora lo vuelve a repetir como entrenador pero, hasta que el estrés no amenace con convertirle en quien no es, Z.Z. debe seguir siendo el protector del Real Madrid.