la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 8 de mayo de 2017

En la muerte de José Luis Suárez Guanes / por J.A. del Moral ·




José Luis Suárez-Guanes falleció ayer domingo en su domicilio de Madrid a los 75 años de edad, víctima de un cáncer de pulmón.


Enviamos nuestro más sentido pésame a sus familiares y, muy especialmente, a la mujer que le ha acompañado desde hace mucho tiempo, Carmen Esteban, también escritora, que ha sido la que le ha cuidado en su domicilio en Madrid durante los últimos años, aunque antes de todo ello era habitual verles a los dos juntos en muchas de las plazas y ferias de España.


En la muerte de José Luis Suárez Guanes

J.A. del Moral · 08/05/2017
José Luis Suárez-Guanes Ybáñez, Conde del Valle de Pendueles, nació en Madrid el 9 de octubre de 1941. Estudió Derecho en su ciudad natal y en Oviedo y colaboró con la revista Aplausos prácticamente desde su fundación, debutando como cronista de este medio en el San Isidro de 1977. Además, cubrió ferias del mediodía francés como Dax, Bayona o Mont de Marsan, y otras importantes de España como las de Alicante, Murcia, Linares, Palencia, San Sebastián, Bilbao, Valencia, Burgos, Santander, Gijón…

Conocida fue su sección “Mi rincón”, en la que publicaba reportajes realizados junto a un ganadero, un matador retirado y un aficionado; y su columna “social, taurino-gastronómica” -tal y como él mismo la definía- en la que narraba sus almuerzos con sus amigos del toro.

Asimismo, colaboró con otros medios importantes como los diarios ABC -donde arrancó en 1975, a las órdenes de Vicente Zabala- o El Mundo. Ejerció también como historiador taurino en EFE entre 1977 y 1982. Simultáneamente, escribió en otros medios como La Gaceta de Salamanca.

Apasionado del toreo, se confesó siempre partidario de diestros como El Viti -por encima de todos-, Curro Romero y José Tomás. Su privilegiada memoria le permitió retener datos, fechas y faenas, compendiando en su cabeza la práctica totalidad del toreo.

Amante no sólo de la literatura taurina, disfrutó también de la costumbrista y la poesía, publicando en 1963 un libro de poemas titulado “Balbuceos”. Del mundo del toro destaca su obra “Madrid-Cátedra del toreo (1931-1990)”, editada dentro de la colección La Tauromaquia de Espasa Calpe.
Hombre afectuoso, gran persona, ingenioso y hasta pintoresco porque además de sus tareas profesionales, toda su vida transcurrió alrededor de los toros. Incluso era conocido y celebrado como imitador genial del toreo de muchos diestros en sus siempre maravillosas y celebradísimas demostraciones de toreo de saló tanto en reuniones como en la intimidad de su casa. Cuando le llamabas por teléfono a su casa, una persona del servicio solía contestar: “Siento que no se puede poner el señor Conde porque ahora mismo está toreando de salón”…
Amigo de todo el mundo. Y querido por todos los que le tratamos. Su arrolladora simpatía corría pareja a su excelente educación.

Enviamos nuestro más sentido pésame a sus familiares y, muy especialmente, a la mujer que le ha acompañado desde hace mucho tiempo, Carmen Esteban, también escritora, que ha sido la que le ha cuidado en su domicilio en Madrid durante los últimos años, aunque antes de todo ello era habitual verles a los dos juntos en muchas de las plazas y ferias de España.