la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 6 de abril de 2016

SEVILLA: DECEPCIONA TORRESTRELLA / UNIÓN ABONADOS DE SEVILLA

Javier Jiménez

"...Reseñar que una vez más la suerte de varas fue un autentica vergüenza, un timo en toda regla, asumido por el público aplaudidor y claudicante con estas imposiciones..."


TOROS DE TORRESTRELLA PARA MIGUEL ÁNGEL DELGADO, PEPE MORAL Y JAVIER JIMÉNEZ.


DECEPCIONA TORRESTRELLA

UNIÓN ABONADOS DE SEVILLA - U.T.A.A
SEVILLA, 5 DE ABRIL DE 2016.- El hierro de Torrestrella era esperado por los aficionados con la esperanza de que mostrara cierta emoción y esa casta y movilidad que lucía en años anteriores.

Los toros de Jerez se han subido al carro de la mediocridad del medio toro y esta tarde no hubo diferencia alguna con el resto de hierros dominante del monoencaste domecq que deslucen con el medio toro la verdad de la tauromaquia.

Reseñar que una vez más la suerte de varas fue un autentica vergüenza, un timo en toda regla, asumido por el público aplaudidor y claudicante con estas imposiciones.

Los toros de Alvaro Domecq llegaban a la muleta con cierto son mentiroso de embestir con clase y poder, pero todo eso se esfumaba en la segunda tanda de muletazos.

El primero de la tarde, flojo en el caballo, parecía tener poder y repetía, pero fue puro espejismo. Cuando Delgado creyó tenerlo dominado mostró peligro por el pitón izquierdo y hasta ahí llegó su recorrido.

El segundo, escasa pelea en varas, buen quite de Javier Jiménez, temple en banderillas de Agustín González y escaso fondo en muleta, que no permitió a Pepe Moral lucirse.

El tercero, más terciado que sus hermanos, apenas fue picado. Jiménez, pinturero, vulgar, intentando componer la figura. Sobró la música y escuchó dos avisos.

El cuarto, de nuevo, una vergüenza la suerte de varas, cara a media altura y después de dos tandas de muletazos, dice que se para.

En el quinto pudimos ver lo mejor de la tarde. Buen toreo de capa de Moral. Una vez más se simulan las varas, llegando el “torrestrella” con cierta calidad, “suavon” y colaborador. Moral que es buen muletero y domina esa templanza y colocación con la pañosa obteniendo buenos pases con sabor. Estocada entera y oreja.

El sexto, de nuevo flojo en varas. Saluda Lipi en banderillas y Javier Jiménez con la música de acompañante, no sabemos el motivo, ejecuta un toreo en movimiento, pinturero y de escasa profundidad, pero el público localista y dadivoso pide un trofeo de escaso mérito que el presidente condescendiente concede para que la plaza de Sevilla siga siendo un coso facilón de escasas exigencias.