la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 1 de julio de 2016

Manuel Escribano: «Fue horrible sentir todo el calor de la sangre por mi cuerpo»



El torero narra a ABC cómo vivió la gravísima cornada que sufrió en la Feria de Alicante

Manuel Escribano: «Fue horrible sentir todo el calor de la sangre por mi cuerpo»


J. L. FERNÁNDEZ
ABC / Alicante
Repuesto un poco, fuera ya de la UCI, Manuel Escribano recibe a ABC en su habitación del hospital del Perpetuo Socorro y relata los instantes de su grave cornada en Alicante sin arredrarse, aun consciente de quesu vida estuvo en juego. Y todavía con dolores ya piensa en ponerse en forma para regresar a los ruedo. Sin plazos.

—¿Ya más tranquilo?

—Pero muy dolorido también. Paso mal las noches porque no puedo cambiar de postura.

—Fue un gran susto.

—Muy grande, yademás desagradable, porque sabía que me había herido y era muy gordo lo que me había hecho, en el triángulo de Scarpa, toda la ingle. Soy torero ya con mucha experiencia y he pasado por momentos iguales o casi peores, porque en una ocasión me partí la iliaca. Ahora, en esta zona, sabía que el pitón me podía haber hecho mucho daño. Cuando estaba en el suelo y verifiqué, al ver que me había roto todas las venas o arterias y cómo sangraba... La verdad es que fue horrible porque sentí todo el calor de la sangre por mi cuerpo.

-Entonces, ¿temía por la gravedad?

—Sí, por supuesto. Cuando vi la sangre saliendo a borbotones, ya sabía que tenía que confiar en mi gente, en mi cuadrilla, en la rapidez. Todo se volvió contrarreloj y, sobre todo, dependía del equipo médico, mi vida estaba en su manos y lo bordó, más rápido no se podía actuar. Un tercero de mi cuadrilla, Palazón, me metió el puño en la herida y dos banderilleros, Juan Sierra y Jaime Padilla, me llevaron a una velocidad de espanto a la enfermería.

El sevillano lee un libro sobre Manzanares en su habitación del hospital- J. C. Soler

-¿Cuál es el plan de recuperación ahora, tiene plazos estimados?

—No hay plazos, porque no sabemos cuánto puede tardar mi pierna en recuperar el riego sanguíneo y la sensibilidad. Todo va a depender de cómo se comporte mi cuerpo. También está la hinchazón de la pierna...

-En esta temporada ha vivido emociones muy fuertes. En la Maestranza indultó un toro de Victorino, algo histórico, y ahora esto.

—Esa es la grandeza del toreo: a veces en una misma tarde un toro te lo da todo, como el de Victorino en Sevilla, y un toro también te puede quitar lo más preciado, tu vida. En segundos, porque aquí, en Alicante, fue un toro que hasta ese momento había tenido un comportamiento muy bueno, muy noble, yo lo estaba disfrutando mucho, y en un mal gesto que hizo, me hirió y me acertó en una zona primordial. Por eso el toreo es tan de verdad, porque aquí se muere y es verdad que mi vida ha corrido por un hilo.

Pese a los dolores, Escribano no ha perdido la sonrisa- J. C. S.

-¿Le ha llegado que en redes sociales han circulado mensajes deseándole la muerte, de antitaurinos?

—Lo he visto muchas veces porque soy muy activo en redes sociales, aunque ahora no he podido, porque me canso y me mareo mucho con el móvil. Subo muchas cosas, intento que sean bonitas, y que pasan en mi vida, pero te aparecen los típicos comentarios, aunque ellos mismos se autodestruyen, porque a la vista está en los resultados electorales que han obtenido. Pierden toda la credibilidad y lo que pueda ser la razón: se puede entender que sean animalistas, que no compartan la tauromaquia, pero cuando desean la muerte de un ser humano, el mal a una persona, eso es de cárcel, y eso tendría que estar penado por todas las instituciones. Bueno, son cosas que hay que intentar arreglar en la sociedad, pero son un perfil de personas difíciles de entrar en razón.

—En el otro extremo, también habrá recibido muestras de ánimo.

—Ha sido increíble la movilización desde todas partes en el mundo de gente que se ha puesto en contacto con mi familia, mis amigos... Desde México, Venezuela, he recibido un ramo de flores de Roma. Se me han saltado las lágrimas en esta habitación. Tengo todos los whatsapp para contestar.

«No me voy a meter prisa, volveré al cien por cien»

-¿Qué mensaje le daría a sus aficionados, que se estarán preguntando cuándo de nuevo en los ruedos?

-Voy a tardar lo que necesite mi cuerpo en ponerme fuerte, activo, porque no le voy a meter prisa ya que tengo que salir al cien por cien. No soy alguien que se tome las cosas a la pasiva, sino que me entrego en cuerpo y alma. La recuperación va a ser fuerte, dura, tanto física como mental, porque cuando me ponga delante del toro tengo que estar listo para darlo todo otra vez.