la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 6 de agosto de 2016

Día libre para Messi / por Juan Manuel Domínguez



Ha sido valiente la UEFA, y también un pelín suicida, porque ahora lloverán los palos desde Barcelona, al apartar a Leo de la lucha al mejor jugador del año, y aún más lo ha sido no designando para dicha carrera a ningún futbolista culé, a ninguno.

Día libre para Messi

Juan Manuel Domínguez
Llama mucho la atención la presencia de Griezmann en la terna de jugadores elegidos por la UEFA como candidatos al galardón de mejor futbolista de Europa de 2016. Ojo, su elección es justísima y no responde a otra cosa que a los méritos contraídos por un delantero portentoso, que ha crecido muchísimo en el Atlético de Madrid y que, en ausencia de Benzema, se ha erigido en el auténtico líder de Francia (a la que condujo lo más lejos que pudo, a la final) durante la Eurocopa. Cristiano, Bale y Griezmann (y, además, por ese mismo orden) son, en mi opinión, los tres mejores futbolistas del año en Europa y en el mundo, y creo que, si la FIFA y France Football son tan valientes como la UEFA, también ganarán Balón de Oro, Plata y Bronce respectivamente en la gala del próximo mes de enero.

¿Por qué hablo de valentía de la UEFA?... No es noticia que un perro muerda a un niño pero sí lo es que un niño le pegue un mordisco a un perro; no es noticiable que Cristiano esté entre los candidatos a conquistar todos los títulos individuales del año porque es un cañón de jugador, sin embargo sí lo es que no esté Messi, que es tan fantástico futbolista como potente y engrasada máquina tanto de marketing como de hacer lobby. Ha sido valiente la UEFA, y también un pelín suicida, porque ahora lloverán los palos desde Barcelona, al apartar a Leo de la lucha al mejor jugador del año, y aún más lo ha sido no designando para dicha carrera a ningún futbolista culé, a ninguno. Liga y Copa bastaron para que Messi y Suárez entraran entre los diez primeros pero el podio... es para la Champions.

El mensaje de la UEFA, que supongo que captará también la FIFA, es simple: la Copa de Europa puede con todo. A la votación de finales de agosto podrían llegar los dos jugadores del Real Madrid con otro título más, la Supercopa Europea; y en la gala de enero del Balón de Oro podrían presentarse Cristiano y Bale con el Mundial de Clubes bajo el brazo; por si ello fuera poco, CR7 ha ganado la Eurocopa con Portugal mientras que Bale ha tirado hasta las semifinales de la humildísima selección galesa. Griezmann, que ya reconoció noblemente que Cristiano merecía sin duda el Balón de Oro, aparece aquí como un convidado de piedra en esta partida de ping pong entre el mejor futbolista del mundo, que pronto alargará su contrato con el Real Madrid hasta el próximo decenio, y su delfín, el jugador llamado a sucederle en el trono. Y Messi, y ahí está la noticia, tiene el día libre.