la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 6 de agosto de 2016

Laicismo: Ochenta años después: Blasfemia en el Cerro de los Ángeles



Hace 80 años los milicianos fusilaban (28 de julio) la imagen del Sagrado Corazón, y dinamitaban (7 de agosto) el Monumento del Cerro de los Ángeles. El general Dávila reflexiona sobre estos hechos ahora que el anticlericalismo amenaza a España.
  • En 2008 otra imagen del Sagrado Corazón, réplica de la del Cerro, situada en la ermita de San Antonio de la Florida, apareció decapitada

Ochenta años después: Blasfemia 
en el Cerro de los Ángeles

El 7 de agosto del 1936 otro grupo de extraños personajes, quizá los mismos, corazón borracho de odio, dinamitaban lo que quedaba del Monumento. Le pusieron de nombre Cerro Rojo.

En las páginas escritas sobre el odio y la indignidad es el hecho más destacado de la Guerra Civil. Esa es la razón por la que no debemos olvidar actitudes que después de 80 añosalgunos asaltacapillas pretenden rememorar.

Es curioso que mientras los milicianos (?) fusilaban la imagen del Sagrado Corazón en el Cerro de los Ángeles, el Gobierno de Madrid hacía propaganda en el extranjero afirmando la libertad de cultos y el respeto a la religión en la zona de su dominio.

La imagen que se conserva del fusilamiento del Sagrado Corazón del Cerro de los Ángeles es lo suficientemente evocadora. No necesita palabras ni ningún tipo de propaganda. En los años 80 los restos del monumento fueron enrejados para evitar robos y profanaciones.
  • En 2008 otra imagen del Sagrado Corazón, réplica de la del Cerro, situada en la ermita de San Antonio de la Florida, apareció decapitada
Recientemente algo recordó aquella barbarie. Una imagen del Sagrado Corazón de Jesús situada en un pedestal de la ermita de San Antonio de la Florida apareció decapitada y tirada en el suelo. Era el año 2008. Tenía cerca de metro y medio, era una réplica de la del Cerro de los Ángeles de Madrid y había sido elaborada a partir de las piedras del antiguo monumento.

Es una obsesión que algunos entienden y hasta admiten como muestra de libertad. En cuanto pueden llevan su ataque contra cualquier símbolo que ellos quisieran abrazar, imitar, pero el odio se lo impide y ciega su razón.

No hace mucho en una aldea gallega donde aún se conservan imágenes vivas del últimomaquis, el Piloto, una anciana me contaba que en la guerra los curas cambiaron la sotana por el traje de paisano. Los milicianos cuando sospechaban de alguno esperaban a que se sentase, momento en el que le lanzaban entre las rodillas unas monedas. Si abría las piernas para recogerlas se delataba por el gesto. El haber llevado sotana le traicionaba. El siguiente paso ya se sabe…

¡Lo que puede llegar a inventar el odio! Otro día les contaré la historia de aquel maquis que tiene mucho que ver con el cura de aquella aldea gallega.
  • El Cerro fue inaugurado en 1919 por Alfonso XIII y las palabras de la consagración al Sagrado Corazón fueron redactadas por san José María Rubio
El Cerro de los Ángeles fue inaugurado por Alfonso XIII el año 1919 consagrando España a la devoción del Sagrado Corazón de Jesús. Las palabras que pronunció el Rey fueron redactadas por un santo: el Padre Rubio S.J., el apóstol de los pobres de Madrid, san José María Rubio.

Otra Santa acompañó desde el Carmelo del Cerro de los Ángeles al Sagrado Corazón de Jesús.La Madre Maravillas de Jesús lo fundó en el año 1925 y desde entonces velan en permanente oración y clausura aquel Santo lugar. Ellas cuentan que en cierta ocasión las Hermanitas de la Caridad de Zaragoza les relataron que un hombre había ido a confesarse muy atribulado por ser uno de los que había participado en aquel fusilamiento en el año 1936.

Alfonso XIII pronuncia la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús en 1919.

El perdón surge en cuanto subes al Cerro. La imagen monumental llena todo el espacio y hace elevarte por encima del inmenso paisaje que desde allí se divisa. El horizonte se pierde, Madrid se olvida, la ascensión se percibe. Es un lugar de paz.

Les recomiendo que suban. Dejen su vehículo abajo y suban entre los pinos, despacio, meditando y sintiendo.

Escuchen el silencio. Si pueden háganlo al amanecer o a la caída de la tarde.

Miren el nuevo monumento recién restaurado y también los restos del que fue profanado. Aquello fue una blasfemia, expresión injuriosa contra la fe.

Es historia. Nadie recuerda ya el Cerro Rojo. Es y será siempre el Cerro de los Ángeles, un camino hacia el Cielo.

Aquel lugar, el Cerro de los Ángeles es Carmelo, el perdón y el camino hacia la bondad.

No dejen de visitarlo.