la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 13 de septiembre de 2016

El ejemplo de Raúl debe ser Guti y no Valdano / por Juan Manuel Rodríguez


"...Valdano nunca defendió al Madrid fuera del campo (como jugador no me cabe la menor duda de que siempre quiso hacerlo lo mejor posible) porque él nunca ha sido madridista sino un profesional..."

El ejemplo de Raúl debe ser Guti y no Valdano

Por acabar de una vez por todas (o no) con el asunto de la visita de Raúl a la oficina del Barça en Nueva York:

1) Nadie ha acusado nunca a Raúl de no ser madridista, o al menos yo no. ¿Quién ha dudado del madridismo de Raúl? ¿Dónde está?... Que levante la mano y diga en voz alta y clara su nombre, apellidos y razón social. Lo que algunos hemos puesto en tela de juicio no es el madridismo de Raúl, porque de eso no se ha hablado, sino la oportunidad de hacerse una foto con alguien que llama cerdos a los jugadores del Madrid. Raúl, que es el principal interesado y el protagonista, sostiene que su cargo de embajador de la Liga le obliga a estrechar la mano de un caballero que dice que las seis primeras Copas de Europa que ganó el Madrid fueron gracias a Franco, mientras que yo, humildemente, creo que su cargo no le obliga a ingerir estricnina. Ahí y nada más que ahí radica la polémica.

2) Si nadie ha dudado nunca del madridismo de Raúl, ¿a santo de qué viene que Valdano critique a quienes dudan del madridismo de Raúl y los acuse de hacer ruido? ¿No es él precisamente quien está haciendo ruido al desviar el centro debate, que no es el madridismo de Raúl, que no se juzga, sino su visita a la oficina del Barça? ¿No será que Valdano pretende transmitir la falsa idea de que el madridismo acaba devorando a sus ídolos, por muy alto que estos hayan ascendido?... Estoy convencido de que si a Valdano le hubieran dejado medio minuto más habría acabado diciendo algo parecido a esto: "A Raúl le está pasando lo que me pasó a mí".

3) Valdano nunca defendió al Madrid fuera del campo (como jugador no me cabe la menor duda de que siempre quiso hacerlo lo mejor posible) porque él nunca ha sido madridista sino un profesional. Fue jugador profesional, más tarde un entrenador profesional y, por último, un ejecutivo profesional, pero jamás dio la cara por el Real Madrid para evitar ser "marcado". La vida es larga, el fútbol da muchas vueltas, quién sabe qué pasará mañana, es incómodo alinearse... Ahora, fuera del campo, Raúl no debería convertirse en un Valdano sino en un Guti, pensar menos, calcular menos aún, y actuar. No le estoy pidiendo que actúe sin pensar, no, qué va, todo lo contrario; a Raúl le pido que actúe pensando mucho, pensando con detenimiento qué significa él para millones de madridistas. Que Valdano se haga una foto con el pirata Barbanegra ya no le importa a nadie, que se la haga él sí importa, cómo no va a importar... Y nos rompe el corazón.