la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 4 de octubre de 2016

Colombia: una lección de dignidad



"...Contra los pronósticos de los sondeos, contra la marginación de las voces del “no” en los medios de comunicación y contra la potencia de foco del Gobierno, que llegó a montar una ceremonia internacional en Cartagena de Indias para representar la firma del acuerdo con los narcoterroristas, el 50,2% dijo no a los términos del acuerdo..."


Colombia: una lección de dignidad

El “no” al acuerdo de paz del presidente Juan Manuel Santos y las FARC se impuso este domingo en el referéndum de Colombia, a pesar de que todo había sido dispuesto para que ganara el “sí”. [Actuall y ABC]

Contra los pronósticos de los sondeos, contra la marginación de las voces del “no” en los medios de comunicación y contra la potencia de foco del Gobierno, que llegó a montar una ceremonia internacional en Cartagena de Indias para representar la firma del acuerdo con los narcoterroristas, el 50,2% dijo no a los términos del acuerdo.

Lo pactado en La Habana, bajo el auspicio de la dictadura cubana, hacía importantes concesiones a los terroristas.

Entre otras, les garantiza impunidad para sus crímenes, les entrega el control de zonas del país, les permite sentarse en las cámaras legislativas sin someterse a elecciones y les deja imponer la ideología de género, el aborto y la supervisión política de la educación en los territorios bajo su control. 

El acuerdo incluía además una reforma de la Constitución por la puerta trasera y poderes extraordinarios para el presidente.

A todo ello han dicho “no” los colombianos. Santos ha reconocido el resultado del plebiscito. Al concluir el escrutinio y hacerse oficial ese 50,21% frente al 49,79%, prometió no rendirse y buscar un nuevo acuerdo con las FARC que tenga en cuenta las razones del “no” a los acuerdos de La Habana. El líder terrorista Timochenko aseguró, por su parte, que siguen igual de decididos a dejar las armas. 

Son los grandes derrotados de este domingo, aunque no los únicos que quedan en una posición embarazosa. 

La prensa internacional había apostado fuertemente por el “sí”. No hay más que ver los titulares de desolación en los grandes medios de noticias: el New York Times habla de un “shock”; El País dice que Colombia “se asoma al abismo al rechazar la paz con las FARC”

Igualmente desubicado queda Ban-Ki Moon, que estuvo en la foto de La Habana y en la foto de Cartagena de Indias, avalando el apaño del Gobierno y los terroristas. Un lamentable broche final para su mandato como secretario de la ONU, que concluye este año. 

Por no hablar del ridículo de los gobiernos extranjeros, entre ellos el de España, que se implicaron a fondo en la promoción del acuerdo antes de que hablaran los colombianos. 

El presidente Rajoy llegó a anunciar en el Congreso de los diputados la fecha de la firma del acuerdo en Cartagena de Indias, cuando ni siquiera el Gobierno colombiano lo había hecho aún. Desde Moncloa, le hicieron decir al Rey Felipe VI, en su discurso ante la asamblea general de la ONU, palabras de respaldo efusivo al acuerdo con las FARC, cuyas concesiones a los terroristas España no habría aceptado para sí misma en una negociación con ETA

El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, con su euforia por el acuerdo y su presencia militante en Cartagena de Indias, volvió a perder otra ocasión de estarse callado.

En el otro lado, el de los que salen reforzados de este plebiscito, están los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, que hicieron campaña por el “no”. Hay que recordar que la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, dependiente del Gobierno español, canceló a última hora la concesión de la Medalla de Honor al presidente Uribe, precisamente, por su posición contraria a este acuerdo de paz con las FARC. 

Colombia ha rechazado ser una nueva Venezuela chavista en América, que es a lo que conducía a medio plazo el acuerdo de paz de Juan Manuel Santos con la narco guerrilla. Entre la rendición y la dignidad, los colombianos han optado por la dignidad. Su lección resuena hoy en todo el mundo. Felicidades, Colombia.
  • Más sobre el acuerdo de paz en Colombia
Álvaro Uribe: “El acuerdo entrega el país a las FARC”. “El expresidente de Colombia explica al diario español ‘El Independiente’ su oposición a los acuerdos entre el Gobierno colombiano y el grupo terrorista.”

Los diez agujeros negros de la ‘paz, por Juliana Ibarra. “Actuall desmenuza las diez principales concesiones del acuerdo de paz a las FARC.”