la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 10 de octubre de 2016

LA CORRIDA TOTAL / por Antolin Castro




"...La Fiesta está necesitada de muchas cosas, pero ninguna otra es tan necesaria como respetar la presencia del toro y el desarrollo completo de la lidia y sus tercios. Es un secreto a voces, pero que no gusta de prodigarse por aquellos que manejan el cotarro del medio toro y la mini fiesta..."


LA CORRIDA TOTAL

Con este título anunciaban la corrida a celebrarse en Illescas el pasado sábado. Lo hacían con toda la intención de convocar a los aficionados a un espectáculo completo. Toros y toreros dispuestos a ofrecer aquello que siempre se pensó que era una corrida de toros.

El resultado no pudo ser mejor, más exitoso. Tanto los toreros como el ganadero ocuparon sillón de preferencia al terminar la corrida… total, como se pensaba y deseaba.

Este fue el final de la 'corrida total', lo mejor fue el interés por celebrarla.

Pero salir en hombros todos no es la imagen que mejor cuadra con lo acontecido, esa misma se da varias veces en otras tardes donde la corrida no ha sido total, sino fatal. La imagen, las imágenes, habían sucedido antes, durante el desarrollo de la lidia.

Y es que todos sabían que no iba a ser una corrida más, ni siquiera una corrida más de Victorino Martín. Allí se juntaron ganadero, matadores y subalternos para recrear la corrida que se desea, esa donde cada cual tiene su sitio, su protagonismo. Y lo consiguieron todos.

Los toros se aplicaron a mostrar sus condiciones de bravura y de nobleza, un indulto y una vuelta al ruedo dan muestra de un encierro de alta nota, las cuadrillas mantuvieron en alto el sentido de cada uno de los tercios, y los toreros cuando ya tocaba estar en el tercio final, mostraron que no eran unos ‘descamisados’ en busca de una oportunidad, sino que eran toreros de una pieza, con capacidad para exprimir las embestidas del más boyante y también las del que ofrecía menos.

La Fiesta ganaba esta apuesta a la rutina y a la mediocridad. Y lo hizo desde el propio anuncio del cartel, informando debidamente de las intenciones que les movían. Dando a conocer, de forma destacada, los nombres completos de las cuadrillas con el fin de que el público supiera que iba a presenciar todo y a gran nivel.

La Fiesta está necesitada de muchas cosas, pero ninguna otra es tan necesaria como respetar la presencia del toro y el desarrollo completo de la lidia y sus tercios. Es un secreto a voces, pero que no gusta de prodigarse por aquellos que manejan el cotarro del medio toro y la mini fiesta.

La Corrida Total es sinónimo de Fiesta íntegra.