la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 3 de octubre de 2016

Lo que sembró Zapatero / por Rafael Comino Delgado



"...Que Dios haya mandado a dos personajes como Zapatero y Sánchez, en tan poco tiempo, a España es una penitencia demasiado dura para los españoles..."


Lo que sembró Zapatero

Rafael Comino Delgado
El PSOE nació como un partido de izquierdas marxista, dejando claro su fundador que solo acatarían las leyes que les fuesen favorables. Provocó la contienda civil en 1936, a pesar de la oposición de algunos de sus más moderados miembros, y durante el franquismo ocupo un lugar muy secundario, casi inexistente, en la oposición.

Luego, en la transición Felipe González renunció públicamente al marxismo, se instaló en la socialdemocracia, lo que gracias a su autoridad fue acatado por casi todos su miembros, pero no todos. Recientemente le oí decir al Sr. Corcuera, en el programa el Cascabel, que en su partido, el PSOE , había gente que se oponía a que formaran parte del mismo los católicos. ¡Ahí queda eso! ¡Vaya laya de personas!

La realidad es que con el Sr. Gonzalez se fue consolidando como un partido socialdemócrata, pero por desgracia para España y para el PSOE un día llego a su secretaría general y presidencia del gobierno español el Sr. Rodríguez Zapatero, personaje siniestro donde los haya, que sutilmente volvió a llevar el partido al marxismo. Intelectualmente muy limitado y con una serie de taras que le hacen estar poseído por un odio irracional a la derecha hasta nublarle la escasa capacidad de pensar que tiene, y que llevó a España a la ruina económica, social y política. Es inevitable recordar que el Sr. Zapatero nunca hubiera llegado a presiente del gobierno si no hubiese sido por el atentado del 11-M que costó casi 200 muertos. ¿Por qué ocurrió aquel atentado? Pues aún no lo sabemos con exactitud.

Nací en la postguerra y nunca conocí el odio entre los españoles de los dos bandos, hasta que llegó el Sr. Zapatero, quien hizo un gran esfuerzo para desenterrar hechos ya casi olvidados, con el solo objetivo de fomentar el odio de unos a los otros. Esto nunca se lo podré perdonar.

Cuando el terrorismo estaba prácticamente ahogado, él le dio un balón de oxigeno, y cuando el independentismo catalán era minoritario les ofreció el estatuto que ellos quisieran.

Cuando todo el mundo estaba viendo la crisis económica él la negaba con lo que nos llevo casi a la quiebra total, y cuando España estaba a punto de ser rescatada, por suerte, se fue.

Pero ya había sembrado mucha semilla que ahora está brotando y dando sus frutos, cuales son el estado de bloqueo institucional y de ruina social en que se encuentra España y la destrucción total del PSOE.

El Sr. Zapatero está mucho más cerca de Podemos que de la socialdemocracia, pero yo creo que no lo hace razonadamente sino visceralmente, debido a las taras que antes mencionábamos.

El ex-presiente Sr. Aznar dijo de él que "nadie había hecho tanto mal a España en tan poco tiempo ", y llevaba mucha razón, y eso que entonces aún no se conocía el daño que le sigue haciendo, porque el Sr. Zapatero sigue haciendo daño con la inquina, el rencor, la ideología que el difundió.

Pero no solo hace daño a España, pues cada vez que va a mediar en el conflicto de Venezuela aumenta el número de presos políticos que tiene Maduro.

El Sr. Rajoy le llamó "Bobo solemne" y, en general, un bobo sin más suele ser inofensivo, pero un bobo ilustrado, que además es presidente del gobierno puede llegar a ser peligrosísimo y hacer muchísimo daño a todo aquello que quede bajo su radio de acción. A las pruebas me remito.

Después de Zapatero, y tras un breve Rubalcaba, vino el Sr. Sánchez intelectualmente equiparable a Zapatero pero más contumaz, mas petulante y más obstinado, incapaz de pensar en otra cosa que no sea su ego. Hasta el punto de que ha fracturado el PSOE en dos, los que le siguen, es decir los marxistas-revanchistas-exaltados y los socialdemócratas. Baltasar Gracián decía que "todos los necios son obstinados y todos los obstinados son necios". Con Sánchez acertó de pleno. Por suerte para España y para el PSOE Sánchez, que lo hacho todo mal, ya es historia en la política. Ha tenido el fin que se ha ganado en su periodo de secretario general del partido.

Que Dios haya mandado a dos personajes como Zapatero y Sánchez, en tan poco tiempo, a España es una penitencia demasiado dura para los españoles.

Pero siendo sinceros hemos de admitir que el Sr. Rajoy, con mayoría más que absoluta desde 2012, no ha sabido encontrar el antídoto de todo el veneno, toda la cizaña que sembró Zapatero y que Sánchez cultivó, por lo que, en parte, el actual presidente en funciones es responsable de la situación que estamos viviendo.