la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 5 de octubre de 2016

"Los Toros en el Teatro", escrito por Valentín Azcune


El grabado de Jerónimo Uribe Clarin que ilustra la obra 
'Los toros en el teatro' de Valentín Azkune, de la UBT.

Un libro sobre la estrecha y fecunda 
relación entre el toreo y el teatro 
"Los Toros en el Teatro", escrito por Valentín Azcune 

EFE / Madrid, 10/2016.-  Fotografía de Cuevas
Los toros, la representación de la corrida en el ruedo, ha sido fecunda fuente de inspiración de todo tipo de manifestaciones artísticas, el teatro también, y prueba de ello es el libro "Los Toros en el Teatro", escrito por Valentín Azcune, que estudia y cataloga minuciosamente más de novecientos títulos, y todavía advierte el autor que "no está agotado el tema". 


La obra, editada por la "Unión de Bibliófilos Taurinos", que ha sido presentada hoy en la Sala Cultural "Antonio Bienvenida" de la Plaza de Toros Monumental madrileña de Las Ventas, compendia las apariciones de los toros en el teatro de lengua española, y acoge tanto los rótulos con tema taurino como aquellos que, sin serlo totalmente, se refieren a "la Fiesta". 


 "Los Toros en el Teatro" no es una historia del toreo ni una historia del teatro, "no es ninguna de ambas cosas por separado, sino un análisis de conjunto de cuanto de taurino hay en cada obra dramática", señaló el periodista Ricardo Díaz-Manresa y Ros, uno de los padrinos que ha tenido el libro en su presentación. 

"Y paralelamente -añadió Díaz-Manresa- da muchos detalles de cómo estaba el toreo en cada momento en que nacían las obras teatrales referidas en todo, en gran parte o mínimas alusiones a los toros". 

Otro de los intervinientes en la presentación, el presidente de la "Unión de Bibliófilos Taurinos", el doctor Rafael Cabrera Bonet, hizo hincapié en que "el libro demuestra, entre un sinnúmero, la secular vinculación entre cultura y tauromaquia que ha habido en todas las épocas, incluida la actual". 

Se trata de "un trabajo tremendo, que presenta las obras publicadas, las no publicadas y las inéditas. Descubre las escondidas y hasta las manuscritas, especialmente las de los siglos XVII y XVIII", precisó el presidente de los Bibliófilos Taurinos. 

Parte del libro está dedicada a la reproducción de sainetes, entremeses y tonadillas sobre todo de los mencionados siglos XVII y XVIII. Y aclara el autor que "faltan muchas que se perdieron a consecuencia de las dimensiones siderales del teatro español. Pues era imposible imprimir todo lo que se estrenaba o escribía". 

Ha habido críticos de toros como ´Corinto y Oro´ y Gregorio Corrochano que se atrevieron con obras teatrales. Y entre los modernos, el director catalán Albert Boadella, que en todas las oportunidades literarias que se le presentan, ratifica el aspecto cultural del toreo. De igual manera que el actual crítico de teatro del diario "El Mundo" Javier Villán, otrora también titular de la tribuna taurina en este mismo periódico, y que asimismo participó en la presentación de la obra. 

Villán, comprometido por convicción propia con la escenografía del ruedo y de las tablas, es autor de dos obras teatrales con sello taurino, una de las cuales escribió con Diana de Paco Serrano, que se estrenó en el madrileño Teatro María Guerrero, el 26 de mayo de 2014 en la modalidad de lectura dramatizada, y protagonizada en los dos principales papeles masculinos por los toreros Enrique Ponce y Luis Francisco Esplá. La otra, "Albero y Ceniza: de Rilke a Hemingway", se estrenó en 2012 y es un espectáculo flamenco en el que se unen declamación, cante y baile. 


El acto estuvo moderado por el periodista Juan Miguel Núñez, que hizo hincapié en que "este trabajo de Valentín Azcune cumple uno de los iniciales fines de la Unión de Bibliófilos Taurinos, como es dar a conocer manuscritos inéditos, raros y curiosos". 

"Es un trabajo -insistió Núñez- verdaderamente monumental, de muchos años, de gran esfuerzo". Y de ahí se podría explicar la autodedicatoria que se hace el autor en la página de cortesía: "A mi mismo (con las debidas disculpas), en recompensa por lo mucho que me ha hecho sufrir este libro, pues sólo yo lo sé". 

Claro que, según la opinión coincidente de todos los participantes en el acto, el libro es tan bueno como grande y voluminoso, "una delicia su lectura; el trabajo concienzudo de un gran filólogo, enorme aficionado a los toros y experto en investigación literaria y especialista en bibliotecas". EFE