la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 9 de octubre de 2016

Pedro Sánchez, un soberbio incompetente / por Rafael Comino Delgado



"...se ha publicado en Diario 16, que ya tenía un acuerdo con Podemos, Proterroristas, Independentistas y Nacionalistas para dar, lo que podríamos considerar, un "golpe de estado", transformando España en una República federal, tras conceder a los nacionalistas cuanto pidieran..."

Un soberbio incompetente 

Rafael Comino Delgado
El principio de Peter ("Cada uno llega hasta su nivel de incompetencia") suele ser implacable, se cumple a rajatabla, y en el caso de don Pedro Sánchez no iba a ser una excepción. Don Pedro venia demostrando, desde hace tiempo, que había llegado a su nivel de incompetencia cuando accedió al cargo de secretario general del PSOE. No acertaba ni una; quiero decir que todo lo hizo mal. Cada decisión que tomaba significaba miles de votos perdidos.

Pero él no se daba cuenta y como sus adláteres (Luena, Hernando, Oscar López) también habían llegado a su nivel de incompetencia, no le servían de ayuda, al contrario le empujaban hacia el despeñadero.

Las personas como el Sr. Sánchez se caracterizan por su gran soberbia, por su gran obstinación y contumacia, y naturalmente por creerse en poder de la verdad absoluta, signo inequívoco de mediocridad, de necedad.

Él soñaba, incluso despierto, con verse en la Moncloa, sueño tal vez inducido, en parte, por con quien comparte almohada, que según se cuenta comentaba a sus amigas íntimas que antes de Navidad las invitaría a la Moncloa. ¡Qué mala es la soberbia! ¡y también la estupidez!

Ahora hemos sabido, porque se ha publicado en Diario 16, que ya tenía un acuerdo con Podemos, Proterroristas, Independentistas y Nacionalistas para dar, lo que podríamos considerar, un "golpe de estado", transformando España en una República federal, tras conceder a los nacionalistas cuanto pidieran. Pero ello fue detectado por el CNI que lo comunicó a la Zarzuela y a la Moncloa, que a su vez lo pusieron en conocimiento de los barones más civilizados el PSOE; estos inmediatamente se pusieron en marcha para derribar al incompetente Sánchez.

La misma noche en que dimitió dijo que, "España no se merecía cuatro años más de las políticas de Rajoy". Eso lo ha repetido en multitud de ocasiones, si bien lo que estaba diciendo en su interior es, "que tenía unos deseos irrefrenables de ser presidente del gobierno a costa de lo que fuese, sin pensar en España o en su partido". Por mucho que quisiera disimularlo no podía.

Sin duda alguna al Sr. Sánchez España le importa un bledo, solo le importa su ego, su soberbia, porque es incapaz de tener un sentimiento, una idea elevada; su mediocridad no se lo permite. Ya dijo el rey sabio Salomón que, "allí donde hay soberbia habrá ignorancia más donde hay humildad habrá sabiduría", y la humildad no es el fuerte del Sr. Sánchez.

Y lo digo porque es fácil deducir que si realmente lo que pretendía era evitar las políticas del Sr. Rajoy, bastaba con haber entrado en un gobierno imponiendo sus políticas a cambio del apoyo. El Sr. Rajoy se lo ha ofrecido varias veces y él ha contestado NO. Eso es tan simple y tan lógico que cualquiera se da cuenta. Por tanto, queda claro que estaba dispuesto a formar un gobierno con radicales, independentistas, anti-sistema, pro-etarras, etc., con tal de sentarse en la Moncloa. 

Por ahora el principio de Peter se ha cumplido, el Sr Sánchez ha sido derribado y echado, con todo merecimiento, por sus propios compañeros. Esperemos que pronto le echen de la política, a la que nunca vuelva por el bien del PSOE y de España