la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 3 de enero de 2017

Valencia Capital del Toro / Artículo de Enrique Amat



"...El nuevo año comienza con la excelente noticia de la preparación del que se llamará I Congreso de Tauromaquia de la Comunitat Valenciana, bajo el título “Valencia capital del Toro”. Un evento que se está encargando de tirar para adelante el entusiasmo de Vicente Nogueroles, presidente de la Unión Taurina de la Comunitat Valenciana..."

  • Los aficionados y profesionales deben, no sólo aplaudir esta iniciativa, si no también defenderla y colaborar con ella, cada uno en la medida de sus posibilidades. Todo, menos meter la cabeza bajo del ala.

Valencia Capital del Toro

El nuevo año comienza con la excelente noticia de la preparación del que se llamará I Congreso de Tauromaquia de la Comunitat Valenciana, bajo el título “Valencia capital del Toro”. Un evento que se está encargando de tirar para adelante el entusiasmo de Vicente Nogueroles, presidente de la Unión Taurina de la Comunitat Valenciana. El mismo que fue capaz de movilizar a todo el toreo nacional el pasado 13 de marzo en Valencia. Sobre todo, después del fracaso que se produjo en Castellón el año anterior, donde los taurinos brillaron por su ausencia y únicamente los aficionados dieron la cara. En Valencia, Nogueroles y sus colaboradores concentraron a las más importantes figuras del escalafón, a los ganaderos de mayor prestigio, a los empresarios más encopetados del taurinismo, a aficionados llegados desde todos los puntos de España y al gran público en general.

Y ahora, con el objetivo de dar continuidad a aquella histórica manifestación, a pelo, a “capela”, como dicen los cantantes, Vicente y su gente se han lanzado a preparar este gran acontecimiento. Se han tirado a la piscina, sin importarles si habrá o no agua en ella. Bajo el ejemplar lema de “mucho trabajo, cero salario”. Toda una filosofía a seguir. Y tratando de evitar, en la medida de lo posible, protagonismos innecesarios, celos profesionales, satisfacción de egos y figurantes en busca de su particular roneo.

De momento, no cuentan con más patrocinio ni ayuda que la que les ofrece la Diputación de Valencia, institución que, desde su departamento de asuntos taurinos, y remando a contracorriente, está dando un ejemplo de tratar de apoyar cuantas iniciativas busquen la defensa y la proyección del toreo en Valencia. Un congreso en el que, en el marco de la plaza de toros de Valencia, se montarán stands informativos, espacios culturales y expositivos, y se programarán conferencias, coloquios, concursos de fotografía y pintura, talleres y clases prácticas. Todo ello con la colaboración de peñas, entidades y medios de comunicación.

Por tanto, la noticia de este congreso, que se va a celebrar en el coso valenciano convertido en epicentro de la tauromaquia durante los días 5 al 8 de marzo, es el mejor regalo de Reyes que pueden tener los aficionados.

Sobre todo, cuando la gente ya está hasta las coronilla de oír mensajes en contra del toreo, y acciones encaminadas a acabar con él. Prohibiciones, referendums morganáticos y demás zarandajas. Cuando quienes tienen la responsabilidad de trabajar por la ciudad están preocupados en otras cosas. Y perdidos en eslóganes, brindis al sol y “palabros” para la galería. Todo, eso sí, dentro de lo que se considera políticamente correcto. “Palabros” que no se les caen de la boca, como movilidad, sostenibilidad y transparencia, que uno no sabe muy bien en qué consisten. Y qué decir de las llamadas concejalías de “bienestar animal”. Bienestar animal y malestar humano. Igual, si los ganaderos fueran capaces de criar un toro “trans”, la última “boutade” que se han sacado de la chistera, las cosas cambiarían. Y el estrambote lo constituyen las llamadas políticas inclusivas, que tampoco sabe uno muy bien en qué consisten. Deben incluir muchas cosas, pero lo que está claro es que entre ellas no está la tauromaquia, ya que para con ésta son cerril y sectariamente exclusivos.

Por tanto, no es de extrañar, aunque no por ello deje de resultar triste, que cuando se plantea una iniciativa titulada “Valencia capital del toro”, que puede contribuir a dar lustre y prestigio a la ciudad en todo el planeta taurino, tanto a nivel local, como nacional e internacional, quienes deben de trabajar por el bien de Valencia y todos los valencianos, le dan la espalda. Y debido a ello, resulta todavía más que digna de aplauso la iniciativa de Vicente Nogueroles y su equipo. Enfrentándose al poder establecido, ignorando los desprecios, desafiando los obstáculos. Todo, con el propósito de engrandecer y defender la fiesta a nivel general y en Valencia en particular. Y encima, “gratis et amore”.

Los aficionados y profesionales deben, no sólo aplaudir esta iniciativa, si no también defenderla y colaborar con ella, cada uno en la medida de sus posibilidades. Todo, menos meter la cabeza bajo del ala.