la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 12 de abril de 2018

BAEZA, Renacimiento y Toros / Pregón Taurino



Poética Baeza 
La singular ubicación de Baeza, sobre un cerro, permite admirar una de las estampas más singulares, pero también más características del paisaje jiennense. Un mar de olivos “protege” este enclave renacentista, uno de los más importantes de España, donde la imaginación nos permite “vivir” una ciudad que no se ha quedado anclada en el pasado. Su conjunto monumental es una combinación de edificios religiosos y civiles,  y de estilos, como la fachada plateresca del Ayuntamiento y la iglesia gótico-mudéjar del Salvador. Cerca del paseo de la Constitución (antiguo foro público), se encuentran las puertas gemelas de Jaén y el Arco de Villalar, junto a la plaza del Pópulo o de los leones, y que dan acceso al centro histórico de la ciudad. Desde aquí, es fácil llegar a la plaza de Santa María, corazón monumental, en torno a la cual se concentran la Catedral, cuya torre domina la silueta de la ciudad, las casas consistoriales, la fuente, el Seminario de San Felipe (sede de la Universidad Internacional de Andalucía) y la Casa-Palacio de Rubín de Ceballos. Tomando la cuesta de San Felipe Neri se llega a la sencilla iglesia románica de Santa Cruz. 


También nos encontramos aquí con el Palacio de Jabalquinto, de estilo gótigo-flamígero, sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía. Como Jorge Manrique y Gaspar Becerra, el poeta Antonio Machado, que impartió clases en Baeza, dejó su impronta en la ciudad, hasta el punto que el paseo por las murallas es conocido como el paseo machadiano, desde donde contemplar el valle del Guadalquivir y los extensos campos de olivares. A diferencia de su vecina Úbeda, Baeza apenas conserva restos árabes (la Puerta de Úbeda y la Torre de los Aliatares) debido a las confrontaciones entre la nobleza baezana, los Benavides y los Carvajales, y a la “orden” de 1476 de Isabel la Católica de “derribar sus fortalezas de manera que en ellas no quedase fortalecida cosa alguna contra la ciudad”.