la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 27 de abril de 2018

Contra los premios que se han concedido en Sevilla / por J.A. del Moral




La mayor parte de los jurados que actúan como tales para otorgar los premios instituidos en Sevilla, son los críticos titulares de los medios locales. No es de chocar que, dada la parcialidad y el desconocimiento de la mayoría de estos jurados, se decantaran por premiar a El Juli, despreciando muy injustamente a Manzanares a quien parecen odiar. No hay mas que leer lo que llevan diciendo del alicantino, incluso de sus estocadas.



Contra los premios que se han concedido en Sevilla

J.A. del Moral · 26/04/2018
El otorgado al triunfador de la feria se lo podrían haber dado tanto a El Juli como a Manzanares aunque con matices que procedo a explicar.

El indulto de El Juli al toro de Garcigrande, que no fue admitido por gran parte de la ya escasa buena afición que aun queda en Sevilla por el feble juego que dio este toro en el primer tercio, creo que fue el motivo de favorecer a Juián López aunque, si las estocadas forman parte importante de lo que llamamos el último tercio. Cuando se indulta, no hay estocada salvo si se simula una vez perdonada la vida del burel. Las ejecutadas tras las faenas más celebradas y grandes de El Juli dejan de serlo por la pésima ejecución de las estocadas que solo son positivas por su eficacia. Nada que ver con la perfecta estocada recibiendo con la que Manzanares mató al toro de su gran faena. ¿Entonces? Que, en mi opinión, tanto el trofeo al triunfador de la feria como como el del autor de la mejor faena debió ganarlo José María Manzanares. ¿Estamos? Pues eso.

La mayor parte de los jurados que actúan como tales para otorgar los premios instituidos en Sevilla, son los críticos titulares de los medios locales. No es de chocar que, dada la parcialidad y el desconocimiento de la mayoría de estos jurados, se decantaran por premiar a El Juli, despreciando muy injustamente a Manzanares a quien parecen odiar. No hay mas que leer lo que llevan diciendo del alicantino, incluso de sus estocadas.



Esta temporada, dada la mala suerte que tuvo Manzanares en Castellón y en Valencia, los aludidos personajes volvieron a cantar otra decadencia más del todavía joven maestro. Por eso, sus triunfos en la pasada feria de Sevilla les cayeron como un tiro porque ya habían entronizado a El Juli y lo de Manzanares les fastidió el pasodoble… ¿O no?
Uno recuerda algo que tiene que ver en esta digamos evolución – para mi negativa – de la afición bética. Hace años – ya bastantes -, en Sevilla se leía a la prensa para comprobar si cada cual sabía de toros o no. Al contrario ocurrió y continúa ocurriendo en Madrid en donde la prensa tiene mucha fuerza y cuentan sus opiniones para todo.

Por todo ello, lo que está pasando últimamente en la crítica sevillana y ad-láteres es vergonzoso y muy perjudicial para el prestigio de la Maestranza.
Vean lo que dice:

Sorprende como la prensa y gran parte de la afición sevillana se haya vuelto loca con El Juli, un gran torero pero que no puede evitar de ser el opuesto del concepto de belleza que tanto se valoraba en Sevilla. Por no decir como tapan sus vergonzosas estocadas al julipié (por una de esas le regalaron la segunda oreja de su primera faena y en su segunda le hicieron el favor de no matar). Y no digamos lo bien que tratan a ciertos “segundones”, que tienen valor y merito pero poca clase. Luego los mismos ningunean a los del buen toreo que año tras año demuestran su calidad y dimensión. Será cuestión de modas, será que ya a la Maestranza no van viejos aficionados, será que los toros son el espejo de una sociedad convulsa, pero Sevilla está perdiendo el buen gusto que tenía, como bien dice este artículo.