la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 17 de abril de 2018

SEVILLA. TARDE MAGNÍFICA, APOTEOSICA, ESPECTACULAR.



Toros de Garcigrande con un trapío irreprochable de plaza de tercera, pero, ¡y lo que llevaban dentro¡.Fueron dóciles, bondadosos, obedientes, dulces, sumisos, disciplinados, benignos, adiestrados, disciplinados, finos, delicados, correctos, domados, corteses, sometidos, entregados, rendidos, respetuosos, apacibles, agradables, benévolos, compasivos, provechosos, virtuosos, serviciales, cándidos, sensibles, favorables, tiernos…….


SEVILLA, 16  DE ABRIL DE 2018. 
TOROS DE GARCIGRANDE PARA ENRIQUE PONCE, 
EL JULI Y TALAVANTE


TARDE MAGNÍFICA, APOTEOSICA, ESPECTACULAR

Toros de Garcigrande con un trapío irreprochable de plaza de tercera, pero, ¡y lo que llevaban dentro¡.

Fueron dóciles, bondadosos, obedientes, dulces, sumisos, disciplinados, benignos, adiestrados, disciplinados, finos, delicados, correctos, domados, corteses, sometidos, entregados, rendidos, respetuosos, apacibles, agradables, benévolos, compasivos, provechosos, virtuosos, serviciales, cándidos, sensibles, favorables, tiernos…….

Desde aquí queremos felicitar al Sr. Luque, presidente esta tarde, que con su gran sapiencia de aficionado ejemplar supo elegir toros con tantas virtudes, incluso uno bajo sus responsabilidad personal, los cuales propiciaron una tarde magnífica, apoteósica y espectacular.
Lo hizo tan bien que rechazó cuatro toros en el reconocimiento que a buen seguro no reunían tantas cualidades.

Con este material bovino, dicen que Enrique Ponce se despedía de Sevilla. No hizo nada que no supiéramos. Toreo lleno de tecnicismos a su favor, y faenas desviadas abusando del pico de la muleta. El estimado respetable de esta tarde no quiso dejar pasar la oportunidad de despedir al maestro de Chiva con una oreja.

El Juli entendió a la perfección todas las virtudes de sus dos oponentes. Siempre estuvo a la altura de sus dos toros. Toreó por ambos pitones todo su repertorio consiguiendo que el respetable entrara en una especie de trance maravilloso. Todos estábamos abducidos. La música maestrante era un complemento utilísimo y esencial en tanto arte y por eso nuestro entendido presidente le concedió dos merecidísimas orejas en su primero.

Pero lo mejor vino después en su segundo. Poco importó que el toro no recibiera dos puyazos a pesar de entrar dos veces al caballo. Poco importó que escarbara. Poco importó que no acometiera. Poco importó que pasara andando por las cercanías del maestro. Esa maravilla se trasfiguró en indulto para gloria de nuestro presidente excepcional, del ganadero que nos hurta la suerte de varas  y del fino maestro de Velilla de San Antonio.

De Talavante, mejor no hablar. Se encontró desbordado por toros con esa infinidad de cualidades, o quizás fue su manera de protestar porque esperaba dar emoción proveniente de toros que hoy no tenían ni pizca. Cualquiera sabe.

AsÍ que muchas gracias Sr. Presidente por marcar el camino de una nueva tauromaquia y de cambiar el toro bravo y con casta por el toro con la infinidad de virtudes antes reseñadas.