la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 29 de abril de 2018

Valencia. Los toros censurados en TV / por Paco Delgado




Se hace patente y visible una vez más la inquina de los nuevos responsables políticos de la Comunidad hacia los toros, como también quedó clara a nivel municipal en Valencia, cuando -hace unas semanas, con motivo de la celebración de la eliminatoria de Copa Davis en la plaza de toros de Valencia- se dieron todo tipo de facilidades y autorizado hasta el corte de alguna calle para instalar a los equipos de televisión y medios de comunicación que siguieron dicha competición tenística; todo lo contrario que cuando se ha solicitado lo mismo para la retransmisión de la feria taurina de fallas o... 

No para todos

Tras mucho batallar por ella, finalmente es ya un hecho la nueva televisión autonómica valenciana. Y hace unos días, Empar Marco, la directora general del ente, la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació, compareció en Las Cortes -en la pertinente comisión de Radiotelevisión Valenciana y del Espacio Audiovisual, que aquí no nos privamos de nada…- para explicar y analizar su cometido, contenidos y línea de actuación. Lo que está muy bien. Lo que ya no lo está tanto es que, haciendo efectiva su posición personal, ya comentada hace unos meses, hiciese oficial la ausencia del espectáculo taurino de la parrilla de la nueva cadena, vetando las corridas de toros y los toros embolados.

No se entiende muy bien, o sí, que en su exposición defendiese no olvidar “la tradición ni las fiestas de los valencianos”, cuando es bien sabido que prácticamente no hay pueblo en la Comunidad Valenciana que no celebre sus fiestas con festejos de esta índole, siendo, con mucha deferencia, la Comunidad Autonómica que más funciones de este tipo cebra al año en toda España. Y tampoco queda claro qué pretende cuando manifestaba que “estarían presentes las fiestas de los Bous, pero buscando una formula en la que no muestren imágenes que afecten la dignidad animal”.

Así pues y si nadie lo remedia la nueva televisión pública valenciana, hecha -en teoría- por y para los valencianos, empezará a emitir en pruebas, obviando uno de los espectáculo -y una de las más antiguas tradiciones, si no la más, de esta tierra- preferido por los valencianos y sin que los casi diez mil festejos taurinos anuales que se celebren en las tres provincias valencianas sean indicativo de interés por parte de la población ni digno de tener cabida en la televisión de todos y pagada por todos.
Y luego, otra: sólamente PP y Ciudadanos fueron en contra de esta postura, mientras que PSOE, Compromís y Podem ven razonable y positiva esta medida adoptada por el canal autonómico, anteponiendo sus ideas y valores al del conjunto de los valencianos.

No parece, a la vista de las hechos, que este nuevo proyecto, que ya es un hecho, sea, como se proclama y vende, la televisión de todos. Y tampoco parece que se entienda muy bien qué consideran tradición o cuáles deben ser respetadas y cuáles no. En cualquier caso, se hace patente y visible una vez más la inquina de los nuevos responsables políticos de la Comunidad hacia la cosa taurina.

La realidad a pie de calle es bien distinta a cómo nos la pintan los políticos y si desde instancias oficiales se trata de hacer invisible el tema taurino, la población lo sigue teniendo muy en cuenta. Como ocurre -por poner sólo un ejemplo de los muchísimos que se podrían utilizar- en la ciudad valenciana de Algemesí, donde se celebra la más antigua e importante las ferias dedicadas a los novilleros y que durante diez días se paraliza sin otro motivo de fiesta que los espectáculos taurinos que se celebran en su peculiar y extraordinaria plaza de toros.

Se hace patente y visible una vez más la inquina de los nuevos responsables políticos de la Comunidad hacia los toros, como también quedó clara a nivel municipal en Valencia, cuando -hace unas semanas, con motivo de la celebración de la eliminatoria de Copa Davis en la plaza de toros de Valencia- se dieron todo tipo de facilidades y autorizado hasta el corte de alguna calle para instalar a los equipos de televisión y medios de comunicación que siguieron dicha competición tenística; todo lo contrario que cuando se ha solicitado lo mismo para la retransmisión de la feria taurina de fallas o para el montaje de alguna instalación que acogiese actos culturales y sociales en un ángulo de la explanada que la rodea, cosa que se ha negado para los toros y ahora se autorizó que se ocupase toda ella, pagando además los 300.000 euros del canon que exige la organización de la Copa Davis y negando cualquier tipo de publicidad o subvención para festejos taurinos.

¿Una televisión plural, libre y para todos? permitan que me carcajee.