la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 11 de abril de 2018

Los 50 años mágicos de Ángel Peralta / por Ricardo Díaz-Manresa




Los 50 años mágicos de Ángel Peralta

Ángel Peralta Pineda. Todo el dolor del toreo y especialmente de Sevilla por la desaparición de esta figura histórica, que ahora lo dicen todos, muchos de ellos sin explicar por qué.

Y el porqué es que estuvo siempre en la cumbre, 50 años nada menos, con el mejor cartel y admiración. Por eso es más que una figura del toreo. Es una figura histórica.

Una figura del toreo es el que ha estado al menos diez años en la cumbre con toda la categoría en carteles, número de corridas, ferias y emolumentos

Pues bien, don Ángel Peralta, como figuraba en los carteles, no estuvo 10, sino cinco veces más, 50 temporadas increíbles, hasta que no pudo más físicamente. Récord de 5 décadas.

Parece mentira pero tiene una cifras muy superiores a Ponce. Dicen que 6000 toros cayeron a sus pies y rondaría casi los 4000 festejos como protagonista. Números inalcanzables. Vendrán más y han venido pero no creo que haya otro nunca con estas cifras. Es casi imposible estar tantos años en activo y torear tantos festejos, que ahora son muchos menos que en su época dorada.

En activo hasta los 65 años y triunfador de una feria de Sevilla con 53. Y primer rabo cortado por un rejoneador en la Maestranza.

Hace ya unos cuantos años, por los 80 supongo, una revista – que tenía por título El Mundo de los Toros- me encargó un trabajo peliagudo. Nada menos que investigar desde los orígenes del toreo hasta ese momento cuáles habían sido las figuras de verdad. Todo se basaba en datos objetivos. Temporadas en activo, número de actuaciones, categoría profesional, reformas llevadas, aportaciones a la lidia y cualquier dato interesante.

Sólo salieron 15 y una de esas 15 figuras históricas fue Ángel Peralta, el único rejoneador. Los otros 14, toreros de a pie.

Fue también Ángel Peralta el que consolidó el rejoneo en el toreo que introdujeron Conchita Cintrón, Antonio Cañero y Álvaro Domecq y Díez ¿Cómo?

-Acabando con el número del caballito, que consistía en que un rejoneador actuaba ante un solo toro abriendo la tarde o a la mitad del festejo de lidia ordinaria en corridas de siete astados.

-Y para ello se inventó la corrida de cuatro rejoneadores, llamada al principio, los Cuatro Jinetes de la Apoteosis. Sólo rejoneadores en el ruedo, aunque con una doble actuación por colleras que desapareció finalmente en el rejoneo moderno. Otro invento de Ángel, pero cuatro (dos caballeros y dos caballos) contra uno (el toro) era mucha desigualdad.

-Y la suerte de la rosa.

-Y el par de banderillas a dos manos. Y después a dos manos con las cortas.

-Y el par por la espalda.

-Y la consolidación y perfeccionamiento del estilo de su época que después cambió sustancialmente, que empezó con José Samuel Lupi y con Joao Moura hasta que Hermoso de Mendoza presentó el nuevo rejoneo.

Perfeccionar era su obsesión. Un reformista nato.

Compitió con su mejor alumno y hermano, Rafael Peralta. Y con Fermín Bohórquez Escribano , Álvaro Domecq Romero y Manuel Vidrié siendo superior a todos. Y naturalmente con una larguísima lista de varias generaciones.

Moreno Pidal empezó a rejonear toros en puntas pero nadie le siguió.

Ángel Peralta, que hizo películas, escribió libros, compuso música y creó poesía era, por tanto, un multipersonaje, pero anecdótico fuera al margen de su vocación torera.

Fundamentalmente fue un grandioso rejoneador. Mucho más que ganadero

Apasionado de la vida, se vió envuelto en algunos problemas como personaje humano que quería aprovechar bien el tiempo.

Y un mensaje para los animalistas : no encontraréis a nadie, a nadie, que amara más el caballo.

Dicen que pasó más tiempo de su vida a caballo que a pie. Una gran vocación transmitida con pasión a los demás.

Don Ángel, difícilmente superable en creatividad y cantidad. Un monstruo del siglo XX.