la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 7 de abril de 2018

DE REINAS Y DE FUGADOS / por Antolín Castro



El pueblo será soberano, así es visible en las redes, ante los atropellos, pero no nos merecemos tener en las instituciones gente que rema al contrario. Siempre dije que la justicia ha de ser justa pero, las pruebas así lo atestiguan, el problema está en quienes son los encargados de administrarla. Si no dan la talla, como la reina, para qué coño los queremos y mantenemos con nuestros impuestos.

DE REINAS Y DE FUGADOS

Llevamos unos días que no nos los merecemos. De ninguna manera nos merecemos espectáculos tan bochornosos. Y de tan bochornosos que han terminado por afectar nuestras convicciones y nuestra fe en las instituciones.

Nuestra reina Letizia ha puesto de manifiesto que no se puede llegar de Vicálvaro a La Zarzuela con billete de primera, porque la terca realidad es que llegó de okupa. Ocupa un puesto para el que no nació, ni está preparada, y no nos estamos refiriendo al de reina, sino al de persona educada y con los sentimientos adecuados.

No hay nada más maravilloso, y tierno, que una abuela rodee con sus brazos a sus nietos/as y que, encima, quiera inmortalizarlo en una fotografía. Parece totalmente innecesario, y falso, impedir que alguien pueda tomar esa imagen cuando en el recorrido por el templo no se han requisado los móviles. Concluyendo, la preocupación no es que las niñas puedan salir en internet, el problema real es que salgan con la abuela, con esa abuela. 

Flaco favor hace a la monarquía Letizia, pues no ha sabido comportarse como reina ni como nuera. Ser reina no es nada fácil ni usual, siendo nuestro modelo más cercano, sin duda, la compostura y el saber estar, precisamente, de la Reina Sofía. La princesa Leonor tampoco estuvo a la altura y eso nos hace pensar que el modelo de educación y los modales que utiliza su madre puedan estar más cerca de ese barrio madrileño que el que rige en las monarquías. 

Y si por un lado se nos fuga el prestigio de la monarquía, por otro se nos va el de la justicia. Tenemos que ver cómo sale gratis el desobedecer obstinadamente los tribunales españoles, incluido el Constitucional, rebelarse contra nuestras leyes y pasearse por Europa como si nada. Otro flaco favor a esa Europa unida de la que queríamos presumir y que es violada por un fantoche sin otro objetivo que joderla.

Ya se había hecho trizas el poder judicial en el territorio español y ahora vemos, también, que en Europa ese mismo poder es pisoteado por la inacción de los propios ejecutantes de administrar la justicia.

Un impresentable personaje pone en jaque la credibilidad de la Justicia y de la misma Europa. No obedecer las leyes, rebelarse contra las mismas, alterarlas, humillarlas y ponerlas al servicio de una causa separatista, no deseada por una mayoría, parece ser que es más higiénico que salvaguardar los principios de la Europa que queremos. Lamentable episodio protagonizado por un huido de los tribunales. Mal ejemplo de cara a un futuro incierto por el secesionismo que, sin dudar, llegará por este camino de jueces acomplejados. 


El pueblo será soberano, así es visible en las redes, ante los atropellos, pero no nos merecemos tener en las instituciones gente que rema al contrario. Siempre dije que la justicia ha de ser justa pero, las pruebas así lo atestiguan, el problema está en quienes son los encargados de administrarla. Si no dan la talla, como la reina, para qué coño los queremos y mantenemos con nuestros impuestos.