la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 18 de mayo de 2016

Gistau y los "franquistas" / LFU



"...si para Gistau es franquista todo aquél que reconozca las bondades que para España tuvo el régimen de Franco y no esté dispuesto a aceptar el anatema sobre los que sirvieron a España con honor, honestidad y eficacia durante el mismo -entre los que cuento a mi propio padre-, me confieso franquista, a sabiendas que ello me hace acreedor al desprecio de personas del talante democrático de Gistau..."

Enlace relacionado:


Gistau y los "franquistas"

David Gistau contesta en su columna de ABC del pasado viernes -sin nombrarlo- a mi artículo “Gistau y el Valle de los Caídos”publicado en esta humilde página hace unos días. Por el tono de sus palabras interpreto que han debido escocerle, y mucho, las mías, pues me tacha de “fascista” y “zombie del siglo XX”, y confirmo que no ha entendido –o no ha querido entender- el fondo de mi artículo, quizás por un exceso de soberbia y un defecto de humildad.

Parte su artículo de un axioma tan falso como sus palabras en COPE sobre el Valle de los Caídos, pues supone que mi inicial admiración por él se debía a una coincidencia en lo ideológico. Y sobre esa falsa premisa, el despechado comentarista construye un artículo tramposo que le lleva a caer de bruces en el sectarismo que me achaca, al rechazar cualquier admiración que pudiera provenir de alguien que ose pensar como yo.

No soy fascista, ni en su acepción ideológica ni en la peyorativa impuesta con los años por la izquierda. Tampoco más nostálgico de lo estrictamente necesario por imperativo del corazón. Pero si para Gistau es franquista todo aquél que reconozca las bondades que para España tuvo el régimen de Franco y no esté dispuesto a aceptar el anatema sobre los que sirvieron a España con honor, honestidad y eficacia durante el mismo -entre los que cuento a mi propio padre-, me confieso franquista, a sabiendas que ello me hace acreedor al desprecio de personas del talante democrático de Gistau. Y como la política hace extraños compañeros de cama, me divierte saber que en mi destierro del paraíso democrático estaré acompañado de personas como Sanchez Dragó, que recientemente se atrevió a escribir que era más libre la España de 1975 que la de 2015 o de Ramón Tamames, que fueron antifranquistas cuando serlo era una profesión de riesgo no muy concurrida y ahora son denostados por quienes se alistan con “enorme valor” en las abarrotadas filas del antifranquismo retrospectivo.

Mi artículo primero estaba dictado por la defensa de la verdad, una verdad tan evidente que sólo los contumaces se niegan a admitir o a discutir. Comprendo y disculpo que los habituales de la pluma y el micrófono cometan errores pues sólo los que se callan –y no siempre- están libres de equivocarse. Pero confieso que esperaba de Gistau algo más de nobleza y humildad, virtudes que, al parecer, le son ajenas.

No quisiera terminar sin pedirle disculpas públicamente si en mi crítica se ha deslizado algún insulto u ofensa personal que le haya podido molestar o hacerle daño. No era, ni es mi propósito ofenderle ni atacarle como persona. A diferencia de lo que se desprende del artículo de Gistau, soy persona que se precia de tener amigos hasta en el infierno, tal vez porque el verdadero apostolado no se hace entre nuestros iguales. Los años –y sobre todo la fe- me han ido enseñando cómo Dios hace nuevas todas las cosas. Decía Chesterton que todos los santos tenían un pasado y todos los pecadores un futuro. Por eso no descarto que en ese futuro podamos abrazarnos algún día, Gistau y yo, en defensa de la verdad. Dios lo quiera.