la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 31 de mayo de 2016

MADRID. S.I.16: TERCIO DE VARAS / por Antolín Castro


Poder ver esta imagen ya es 
un regalo en el tiempo actual

"...Los toreros han intentado respetar el tercio de varas y se agradece. Los toros de Adolfo Martín han tenido desigual juego en ese y en los otros tercios ..."


TERCIO DE VARAS

S.I.16.- La feria en este lunes va entrando en las vibraciones y emociones propias de la ejecución del tercio de varas. Cómo sería que nada más empezar, en el primer toro, éste ya fue puesto tres veces al caballo.

Y lo titulamos así no porque haya una peña que así se llama en Linares, donde se defiende ese tercio tan olvidado y hasta denostado por los taurinos profesionales, si no, y es lo más importante, porque ya era hora que en una tarde del larguísimo San Isidro a este tercio se le haya tenido en cuenta.

Algo se empezó a vislumbrar ayer, con la petición de los aficionados, pero hoy no ha hecho falta, un torero como Rafaelillo ya se preocupaba en el primer toro de la tarde de ponerlo todo lo mejor posible en suerte. Qué suerte se decían los aficionados al recuperar lo que tras veinte tardes -tres han sido de rejones y una suspendida- no se había visto.

No es que todo se haya hecho bien, pero la intención de hacerlo ya vale mucho en una fiesta donde ese tercio está desaparecido. Igual hay que decir de ver a una figura en el cartel. Ese punto ya lo llevaba ganado Castella al hacer el paseíllo. Luego vendría la actuación en concreto, pero de entrada quede constancia que el aficionado lo valoraba.

Los toreros han intentado respetar el tercio de varas y se agradece. Los toros de Adolfo Martín han tenido desigual juego en ese y en los otros tercios y ya nos lo contará José Luis Bautista, pero es indudable que la tarde no ha tenido el calificativo de aburrida como venía siendo habitual.

Rafaelillo, una vez más ha mostrado su grandeza, en su pequeña estatura, enfrentándose al peor lote, al que ha intentado aplicar su poder con la muleta. Ha sido en su segundo donde esa firmeza de faena ha conseguido poner al toro en su sitio. Una pelea de tú a tú que ha ganado el murciano… y el público. Ese miedo visible en cada lance, en cada muletazo y que la determinación de Rafael ha calado en los tendidos. De haber entrado la espada en el primer encuentro ahora estaríamos hablando de una oreja, pero la vuelta ha sido clamorosa por unánime. Una vez más Rafaelillo pudo con las intenciones del toro, que terminó asustado y retrocediendo ante el rival que tenía enfrente.

Castella tras un primer trasteo insulso y ventajista con un noble toro de Adolfo, ha mejorado su actitud con otro buen toro quinto -ha tenido el mejor lote- y ha podido ver como el público le mostraba distinta actitud en su segunda faena. Una ovación ha recibido, que mejoraba el desacuerdo de respuesta en su primera faena.

Manuel Escribano hace, y pone, todo lo que sabe, pero no siempre es bien entendido o valorado entre el público. Dos portagayolas, dos intentos fallidos de quebrar sentado en el estribo en banderillas, que ha cubierto mejor en su segundo astado y muchos pases, demasiados pases sin interesar a nadie. Lo repetimos, hoy también han sonado avisos antes de entrar a matar. ¿Sabrán los toreros que están en Madrid?

El tercio de varas existe y tiene cabida en la lidia. Pero al parecer han de venir determinadas ganaderías y toreros para aplicarlo. En Madrid esas y esos deberían ser los más cotizados, de lo que se alegraría
Rafaelillo seguramente… y los aficionados, ya que pagan lo mismo por unos festejos que por otros donde un tercio les están hurtando.