la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 28 de mayo de 2016

MADRID.- S.I.16: OTROS ENCASTES / Antolín Castro



"...Claro que siempre nos quedará el fútbol… el de mañana mismamente, con los dos equipos madrileños en Milán. Ahí, como no echan nada de Domecq, se aburrirá uno menos y seguro que hay emociones. Una tregua que nos merecemos..."

OTROS ENCASTES

S.I.16.- Eso es lo que necesita la Fiesta y, por cierto, eso es lo que nos queda en el resto de San Isidro, a excepción del festejo de Beneficencia, fuera de abono.

Puede que a alguien esto que he escrito le resulte una crítica indirecta, pues he de decirle/s que no se preocupe/n que es totalmente directa, que estamos hasta el gorro del encaste Domecq, que tanto aburrimiento nos ha generado en la feria.

Hablo en primera persona, pero solidarizándome con los aficionados más puros de Las Ventas, con los espectadores no puedo solidarizarme, entre otras cosas, porque de esto no entienden, lo suyo son los nombres de los toreros y más si esos nombres son muy conocidos.

Otra vez se llenó la plaza y es que el reclamo era de uno, David Mora, que había salido hace tres días a hombros, y otro, López Simón, que en lugar de tres días eran tres veces las que salió el pasado año, la última el mes de octubre. A esos dos espadas, les acompañaba otro diestro, El Fandi, que, curiosamente lleva encabezando el escalafón por número de festejos y orejas cortadas en los últimos años. El reclamo de la terna hizo que las entradas que suelen quedar vacías, hoy se compraran. Bueno, también que era viernes.

Salían los 'coloraos' y por su falta de bravura 
se ponía colorada la Fiesta

Luego empezaron a salir ‘coloraos’ de El Pilar, que es una ganadería de los Frailes, pero que entre sus atribuciones no tiene la de hacer milagros, ni tampoco la casta, al menos esta tarde. Uno tras de otro dejaban mucho que desear por bonitos que fueran. El sexto hubo de ser sustituido por uno negro, de Salvador Domecq, y no sería salvador pero sí Domecq. Así que nada cambió el negro.

Los toreros, cada uno a su manera, pretendieron echar a andar los toros, o los bueyes… pero bueyes solo funcionan bien los de Florito, que para eso están entrenados por el mejor. El día que le encarguen a Florito que enseñe a embestir a estos toros que se echan en Las Ventas, lo mismo hasta lo consigue.

Mientras tanto, El Fandi pechó con el peor lote, que ya es decir, con lo que ni siquiera en lo suyo, las banderillas, pudo brillar especialmente. A cabezazos destruyeron la ilusión que pudiera tener el granadino.

David Mora se llevó otro susto importante, además de algún puntazo, y no pudo revalidar la actuación del otro día. Claro que eso no es nada fácil, pues de esos toros, como el gordo de la lotería, solo hay uno al año y por Navidad. Mostró, eso sí, toda la voluntad para embarcar las deslucidas embestidas de su lote, mejor el primero que el segundo, pero fue del todo imposible. Al menos los despenó de sendas estocadas.

López Simón quiere compensar la falta de condiciones de los toros, o la falta de emoción de los mismos, por faenas kilométricas, con arrimones sin sentido. Cree el madrileño que eso le puede hacer subir enteros, pero no es así, la pesadez produce aburrimiento y salvo que a los de su peña les agrade, a la mayoría no. Anotemos, cosa que no es nueva, que le sonó un aviso antes de entrar a matar y esto empieza a ser un epidemia entre muchos coletas. 

El fútbol, al que asisten muchos miles más que a los toros, tiene el tiempo reglado y en una hora cuarenta y cinco minutos se acaba y todos felices o descontentos, pero a casa. Salvo que haya empate, lo que aquí podría traducirse que echaran un toro de regalo. Con ese tiempo se daban las corridas cuando yo me hice aficionado y les puedo asegurar que me aburría menos.

Claro que siempre nos quedará el fútbol… el de mañana mismamente, con los dos equipos madrileños en Milán. Ahí, como no echan nada de Domecq, se aburrirá uno menos y seguro que hay emociones. Una tregua que nos merecemos.

Y como consuelo taurino, lo dicho: Otros encastes.