la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 24 de mayo de 2016

Volvemos a la acción: Glory, glory Man United / por Juan Manuel Rodríguez.



"...Así que Guardiola, que huyó de España para no tener que vérselas más con Mourinho, que le dio la vuelta a la Liga como si de un calcetín se tratara, volverá a encontrarse de nuevo con Mou, que conoce la Premier mucho mejor que él..."

Volvemos a la acción: Glory, glory Man United

Parece inevitable que al final se produzca el esperado y ruidoso choque de trenes en la ciudad de Manchester. Guardiola confirmó hace tiempo que dirigiría al City y Sergio Valentín adelantó hace meses en EsRadio que José Mourinho haría lo propio con el United. La seguridad que mi compañero tenía a la hora de afirmar tal cosa procedía, según nos confesó anoche mismo en El Primer Palo, de la existencia de una cláusula secreta incluida en el precontrato firmado entre el club y el entrenador según la cual, en caso de arrepentimiento, el primero debería compensar al segundo con una suculenta cantidad de dinero, veinte millones de euros creo recordar. Me cuesta creer que Mourinho hubiera cobrado por no trabajar porque ya renunció otras veces a hacerlo, por ejemplo en el Real Madrid o en el Chelsea, pero es cierto que la cláusula estaba ahí y que, más allá del vil metal, su existencia sí corroboraba el interés cierto del prestigiosísimo club inglés por incorporar al portugués.

Así que Guardiola, que huyó de España para no tener que vérselas más con Mourinho, que le dio la vuelta a la Liga como si de un calcetín se tratara, volverá a encontrarse de nuevo con Mou, que conoce la Premier mucho mejor que él. De entrada, la Liga inglesa golea al resto porque vuelve a captar al mayor talento futbolístico actual, José Mourinho, y a su némesis, el sobrevalorado Guardiola: la tensión está garantizada. Ambos tendrán dinero a espuertas para fichar (el City, por ejemplo, acaba de anunciar la incorporación de Gündogan por 26 millones de euros) y la única ventaja de Guardiola es que él dirigía al Bayern de Manchester al mismo tiempo que diseñaba el futuro del City de Múnich mientras que Mourinho siempre tuvo hasta el final la duda de si el United cumpliría su palabra; parece que sí lo hará, demostrando con este fichaje que se acabaron de una vez por todas las bromas y que los Glazer van a por el premio gordo.

Eso sí, el modo en que uno y otro han llegado al City y al United respectivamente ha sido muy diferente. Guardiola no tuvo empacho en reconocer que podía dirigir al Bayern de día y al City por las noches; suya es la desafortunada frase "soy como una mujer, puedo hacer dos cosas a la vez". Pero, por tercer año consecutivo, el Bayern no pasó de semifinales en la Champions y la noticia de que había nuevo chico en la oficina contaminó el vestuario del City y acabó desequilibrando a Pellegrini, cuyas últimas actuaciones han resultado cuando menos sorprendentes. Con Mourinho se especuló, sí, pero ya estamos a 24 de mayo, Van Gaal acaba de ser despedido y a estas horas aún no hay confirmación oficial; así que el parlanchín, el hablador, el provocador calló una vez más mientras que el serio, el responsable, el equilibrado una vez más volvió a largar. Yo lo tengo claro: "Glory, glory Man United". Y, por supuesto, que viva siempre España, Pep Guardiola.