la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 5 de julio de 2018

El crack es... Florentino / por Juan Manuel Rodríguez



Cristiano vende Cristiano y es un producto espectacular, uno de los mejores del mercado deportivo mundial, pero Florentino Pérez tiene un producto aún mejor y ese producto se llama Real Madrid. Por eso dice tantas veces que "no" y, a veces, aunque pocas, suelta algún que otro "sí".

El crack es... Florentino

El crack es... Florentino Pérez. El día que se vaya Cristiano, que yo espero sinceramente que sea dentro de muchos años, será terrible, pero al momento al que tienen que tenerle auténtico pánico los madridistas es al día en que Florentino Pérez anuncie que se va, que lo deja para siempre, que se jubila del Real Madrid. Porque el crack es... Florentino Pérez. Con sus luces y con sus sombras, que las ha habido también, a la gestión de Florentino Pérez le pasará como a la de Santiago Bernabéu, que irá creciendo a medida que vayan pasando los años. El prestigio, el caché, la historia siempre las ha tenido el Real Madrid, siempre, pero cuando Florentino Pérez accedió a la presidencia del club en el año 2000 el equipo corría el serio riesgo de convertirse en un Nottingham Forest sólo que con 8 Copas de Europa en vez de dos. Y no es una forma de hablar, no, es la cruda realidad.

Cuando llegó Florentino Pérez al Real Madrid el patrimonio del club era, como no podía ser menos, inmenso... pero los recursos estaban reducidos a la mínima expresión. Florentino Pérez arriesgó entonces su propio patrimonio, relanzó la marca Real Madrid, modernizó las estructuras de un club muy grande pero muy avejentado e inició una audaz línea deportiva de negocio, la de contratar a los mejores futbolistas del mundo a golpe de talonario, una filosofía que luego han seguido en fila india los demás clubes del mundo y que, a la vista está, han acabado convirtiendo en una broma los 94 millones que el Madrid invirtió en Cristiano. Si el asunto de Cristiano está tan enquistado es, entre otras cosas, y lo contaba el martes Luis Villarejo en El Chiringuito, porque el Real Madrid negoció muy bien en su momento el fichaje de CR7; o Florentino y José Ángel Sánchez hicieron bien su trabajo o lo hizo muy mal Jorge Mendes, que se cree el Rey Midas y no pasa de Pinino.

Florentino reflotó económicamente al club, lo situó deportivamente en la lanzadera de la Champions, construyó una nueva ciudad deportiva que vienen a copiar desde todas las partes del mundo y ahora está en lo que está, que es, por supuesto, la creación de la mejor plantilla posible de cara a la próxima temporada, sí, pero también en la remodelación del estadio Santiago Bernabéu, que será su verdadero legado. Y yo rezaría para que esa remodelación no se llevara a cabo de inmediato porque cuando el Real Madrid tenga un nuevo estadio lo más probable es que Florentino Pérez, que es el crack, se piense muy seriamente si merece la pena seguir. Las críticas de socios o aficionados madridistas vertidas contra Florentino Pérez son más o menos las mismas de las que se quejaba Santiago Bernabéu, hasta el punto de que aquel hombre que pensaba las 24 horas del día en el Real Madrid, que era su única pasión verdadera, sentenció que el peor día de su vida fue cuando le le eligieron presidente. Decía Bernabéu: "Me comparan con Idi Amín", y se preguntaba "¿es eso justo?"...

Me hace gracia cuando escucho decir a madridistas que Florentino Pérez se ha vuelto loco, que ha perdido la cabeza, que si deja que se vaya Cristiano habrá cometido el peor error de su vida... Lo primero que hay que volver a repetir es que es Cristiano quien, según parece, fatalmente asesorado por Jorge Mendes, que ya arruinó la carrera deportiva de Falcao, insiste en cambiar de aires. Lo segundo que hay que decir es que Florentino Pérez está sentando ahora mismo, en este momento, las bases del Real Madrid ganador de dentro de 50 años. Porque, pese a que tiene el prestigio, el Real Madrid carece sin embargo de un inversor chino, ruso o qatarí que le financie y porque, con una política de inversión responsable, lo que está haciendo Florentino es gestionar inteligentemente el patrimonio del club, que es el de sus socios. El Real Madrid lleva varios años sin pegar un estacazo similar al de los Figo, Ronaldo, Zidane o Beckham pero ha ganado tres Copas de Europa en los últimos tres años y cuatro en los últimos cinco: la cuadratura del círculo blanco.

Así que Cristiano es el mejor futbolista de la historia del Real Madrid por detrás de Alfredo di Stéfano pero el crack es... Florentino. Lo es independientemente de que sus socios sepan verlo ahora y, por supuesto, agradecerlo. Cuentan que, harto de tanta lisonja popular y temiendo que pudiera llegar a perder la cabeza con tanto elogio, el emperador Marco Aurelio se hacía acompañar siempre por un esclavo que iba dos metros por detrás recordándole que era humano: "Recuerda que eres un hombre". Murió Marco Aurelio, murió el esclavo, murieron los que aplaudían pero hete aquí que, más de 2000 años después, el Coliseo sigue ahí, en el centro de Roma, majestuoso como siempre. Por supuesto que es más popular decir que "sí"; Sandro Rosell, por ejemplo, le dijo que "sí" al padre de Neymar y ya lleva un año en la cárcel de Soto del Real. A veces hay que decir que "no"; hay que decir que "no" aunque duela, aunque sea impopular, aunque resulte incomprensible, aunque se reciban críticas. Y por supuesto que puede suceder que, si finalmente se va, que yo espero y deseo que no sea así, llegue Cristiano con la Juve y le meta tres goles al Real Madrid, no sería ni la primera ni la última vez que ocurre algo parecido, pero el Coliseo seguirá ahí, tan majestuoso como siempre, y es probable que con menos recursos y sin tiburones en su consejo de administración, el Real Madrid pueda seguir compitiendo... y ganándolo todo como hasta ahora.

Acabado el rodaje de Apocalypse Now, a Francis Ford Coppola se le ocurrió de repente la idea de rodar un primer plano de Marlon Brando, que únicamente tenía que permanecer en silencio y mirar fijamente a la cámara. El problema es que Brando ya había acabado su participación, la que tenía firmada por contrato, y cuando uno de los ayudantes de Coppola le transmitió lo que quería de él el director de la película, Brando dijo "vale, no hay problema, pero esto vale tanto"... "¡Hombre, Marlon, si sólo tienes que permanecer en silencio sin decir nada!", le dijo el ayudante de Coppola, y Brando, muy serio, respondió lo siguiente: "Yo vendo Marlon Brando", y Coppola accedió porque el actor era más grande que la película. 

Cristiano vende Cristiano y es un producto espectacular, uno de los mejores del mercado deportivo mundial, pero Florentino Pérez tiene un producto aún mejor y ese producto se llama Real Madrid. Por eso dice tantas veces que "no" y, a veces, aunque pocas, suelta algún que otro "sí".