la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 6 de julio de 2018

El Pilatos español / por Rafael Comino Delgado


..el Cardenal don Carlos Osoro, de quien depende la basílica donde está enterrado Franco,  según he podido leer en los medios, no se opone  a tal profanación, según ha dicho, en pro de la concordia. También ha dicho que es un asunto político y la Iglesia no entra en ello. 


El Pilatos español

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
En estas últimas semanas hay  gran polémica con respecto a la exhumación de los restos del generalísimo Franco, por parte del gobierno de España.

Como es sabido Franco libró a la Iglesia española  de su desaparición, pues de haber ganado la guerra el Frente Popular prácticamente todas las iglesias hubiesen sido quemadas o destruidas de alguna forma. Naturalmente católicos hubiesen quedado muy pocos, pues habían  creado un estado de terror insoportable, asesinando a diestra y siniestra simplemente por ir a misa o  no pensar como ellos. Fíjense como seria que el mismo don Manuel Azaña, hombre de izquierdas y presidente de la República,   llegó a decir, de los republicanos: "Hacen política tabernaria,  incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta"; "Franco no se rebeló contra la República sino contra la chusma que se había apoderado de ella"; "No quiero ser presidente de una República de asesinos". Yo añado que los que quieren exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, son como  aquellos-o tal vez peores-a los que  se refiere Azaña, solo que hoy todavía no  asesinan.

Sin embargo el Cardenal don Carlos Osoro, de quien depende la basílica donde está enterrado,  según he podido leer en los medios, no se opone  a tal profanación, según ha dicho, en pro de la concordia. También ha dicho que es un asunto político y la Iglesia no entra en ello. 

Pero el Sr. cardenal  sabe que tal acto no traerá concordia sino todo lo contrario, odio, puesto que es un acto de rencor, de odio,  de venganza, todo lo cual  genera más odio. Y digo que es un acto de odio porque en la transición se acordó  perdonar por ambas partes, es decir,  la reconciliación  y pasar página, ya que insistir en remover aquellos acontecimientos no nos llevaría  a nada positivo, sino justamente al contrario. 

En el Valle de los Caídos  hay enterrados de los dos bandos, ¿por qué no dejarlos en paz?  ¿Por qué tienen que estar constantemente recordando  y sacando a colación la guerra civil, y con ello generando  y  sembrando odio entre hermanos? Pues creo que lo hacen porque no pueden perdonar que Franco  les ganara la guerra que ellos provocaron. 

Entiendo que  quien tenga familiares muertos  quiera saber donde están sus restos,  y se le debe ayudar, pero lo  de sacar los restos  de Franco de donde están  es otra cosa. 

El Sr.  Sanchez, el Sr. Iglesias, y todos los que han apoyado la exhumación,  pueden sacar  los huesos de Franco y quemarlos si quieren, pero eso no cambia las cosas, ¡les ganó la guerra!, porque, entre otras cosas, sus correligionarios de entonces no tenían razón y estaban cometiendo miles de crímenes a diario, a pesar de lo cual, los de ahora son tan mezquinos  que no aceptan la reconciliación.  

A todos los que apoyaron en el Congreso la exhumación del general Franco, y a los que se abstuvieron, es decir el PP,  les recomiendo que lean el artículo titulado, "Memoria Histórica’ olvidada: Las brutales y sádicas torturas que se practicaban en las Checas",  publicado en este mismo medio por don Luis Barros, el día 4 de Julio de 2018. Especialmente se lo recomiendo al "chequista de  Vallecas", es decir, don Pablo Iglesias, aunque él seguro que sabe muchísimo  de ellas porque su padre y su abuelo se lo habrán contado.

Volviendo al cardenal Osoro, si realmente  las cosas son como se han publicado, entendemos que  se está comportando como lo hizo Pilatos, es decir  lavándose las manos. Ahora bien,  sabemos que Pilatos tuvo muchas presiones, ante las  que cedió. Con  toda seguridad también el cardenal Osoro  las habrán tenido y tendrá, incluso estoy seguro que  habrá tenido amenazas; y  ha acabado cediendo. ¡Es humano!, no le pedimos que sea héroe, sin embargo  le pedimos que diga  públicamente cuales han sido esas presiones, esas amenazas, para que todos las conozcamos, de lo  contrario nos está obligando a pensar que su  actitud es de un vil traidor. 

Recapacite Sr. cardenal antes de pasar  a la historia como un Poncio Pilatos del siglo XXI y español.