la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 14 de mayo de 2011

FERIA SAN ISIDRO: Renace Uceda / Por Juan Miguel Núñez


Renace Uceda 
con una faena muy de su estilo, de mucho empaque y gran espada
 
Juan Miguel Núñez
Noticias EFE
Madrid, 13 may (EFE).- Uceda Leal cortó hoy la primera oreja de la feria de San Isidro, triunfo de una autoestima que suele darse poco en él, tan gran torero, esta tarde muy firme y entregado con capote y muleta, y sobre todo con mucha prestancia y empaque en la interpretación, además de su contundencia con la espada.

UCEDA, COMO EL AVE FÉNIX
Emotivo homenaje a Juan Pedro Domecq de su toros. La divisa encarnada y blanca hoy salió en negro para recordar la figura del ganadero recientemente fallecido. No fue corrida completa por las lagunas que tuvo en la presentación, y porque algunos toros -primero y último sobre todo- no se dejaron del todo; en otros -segundo y tercero- faltó fuelle, pero hubo calidad; y dos, buenos -cuarto y quinto-, sobre todo el quinto.
Así las cosas desde el punto de vista torista, conviene adelantar que el que mejor ha estado con la corrida ha sido Uceda. Bien, muy bien el madrileño. "Morenito", a punto también de haber "tocado pelo" si llega a matar a su primero. Y no puede decirse lo mismo del francés Bautista, que, amontonado de ideas, desaprovechó la oportunidad del magnífico quinto.
Uceda, como el Ave Fénix, ha vuelto a renacer cuando la afición empezaba a lamentar que su toreo se convertía en cenizas. Hubiese sido una pena no seguir contando con él, pero llevaba un par de temporadas que le vencía su propia abulia. Y ha sido precisamente el antídoto de la desgana lo que le ha puesto otra vez a funcionar.
Había despachado ya sin pena ni gloria tres toros en la feria, cuando -la ocasión la pintan calva, dice el refrán-, en el último que aún le quedaba, se transformó, contando también con la colaboración del astado, que dicho sea de paso aportó igualmente lo suyo.
Un toro que ya de salida le permitió estirarse con el capote. Buen recibo a la verónica y buen quite de igual guisa. Todavía llevó el astado un quite de Bautista por chicuelinas. La faena de muleta tuvo su aquel, tras unas deliciosas probaturas por alto, y desde el momento que Uceda encajó la figura, muy asentado y firme, que fue a partir de la primera serie, por el pitón derecho.
Se sucedieron los pases con ritmo, mando y pulcritud. Pases largos y sentidos, de mucho poderío al tiempo que de sutiles y ralentizados movimientos. Toreo grande.
Así dos tandas, cerradas con los obligados de pecho a la hombrera contraria. Y aunque no hubo tan buen compás por el izquierdo, sin embargo, los naturales de uno en uno, con la misma cadencia. Una serie más a derechas. El toro, perfectamente exprimido. Y la estocada. El volapié, marca de la casa. El toro patas arriba, y la oreja que hace retornar las mejores expectativas para su carrera.
 
Mañana, por percance de Leandro Marcos, torea de nuevo Uceda Leal en Madrid. Ahora no se le puede escapar otra vez. Sería una pena que tan buen torero como él no esté en el circuito de las ferias.
En el que abrió plaza, que no humilló del todo, paradito e incómodo, se puso Uceda por los dos pitones, pero sin encontrarse.
 
"Morenito" cumplió también una notable actuación, aunque sin pasar la frontera del triunfo por culpa de la espada. Faena limpia, ligada y sobre todo honda, y ello a pesar de que el toro no tuvo tanta emoción. Fue en el tercero. Ya en el sexto, que no se entregó tanto, hizo un esfuerzo, pero sin terminar de estructurar faena.
Bautista no tuvo su tarde. Su primero se apagó pronto, y por ahí le valen las disculpas. Mas con el quinto fue imperdonable, haciendo los cites fuera del toro y dejándose enganchar. Toro pronto, de viajes largos y por abajo. Se le fue, se dice en el argot. EFE
 
FICHA DEL FESTEJO.-
Toros de Juan Pedro Domecq, desiguales de presencia, los tres primeros más escasos, pero en general muy manejables. Corrida con calidad a pesar de que le faltó algo más de fuelle, sin embargo, ningún toro se cayó. Los mejores, el cuarto, y sobre todo el quinto, ovacionados ambos. El único que desentonó, el sexto, con más genio que clase.
José Ignacio Uceda Leal: estocada desprendida (silencio); y buena estocada (oreja).
Juan Bautista: pinchazo y media (silencio); y pinchazo, otro hondo y descabello (pitos).
Jesús Martínez "Morenito de Aranda": pinchazo hondo y tres descabello (palmas tras aviso); y pinchazo, otro hondo y dos descabellos (silencio tras aviso).
En cuadrillas, "Antoñares" puso dos buenos pares al cuarto.
La plaza tuvo lleno sin apreturas en tarde espléndida.