la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 31 de mayo de 2011

SAN ISIDRO: El valor y la seguridad de Víctor Barrio, las buenas maneras de Rafael Cerro / Por Juan M. Núñez / EFE

Víctor Barrio / Fotografía: Luis M. Sánchez-Burladero.com


El valor y la seguridad de Víctor Barrio,
las buenas maneras de Rafael Cerro

Juan Miguel Núñez / EFE
Madrid, 30 may (EFE).- El valor y la seguridad de Víctor Barrio, y las buenas maneras de Rafael Cerro, sin embargo, no encontraron apropiada respuesta en la mansa e imposible novillada de "El Ventorrillo", hoy en Las Ventas.
PÉSIMO ENCIERRO
Por tipo e ideas, una corrida de toros, aunque se anunciara como novillada. Menos mal que los tres andan sobrados de oficio y pudieron solventar sin mayores agobios. En todo caso, el fallo a espadas de Silveti en el cuarto y de Barrio en el quinto, la única evidencia.
Un pésimo encierro con la salvedad del sexto, en el que Cerro mostró lo que en el argot se llaman "maneras", para ser exactos, buenas maneras, por su firmeza y los atisbos de torería que tuvo su quehacer. Cerro dejó patente su buen concepto, aunque con altibajos. Y al final también la mala colocación de la espada le privó de un reconocimiento mayor que las palmas a la despedida.
Cerro había toreado ya en el tercero con mucho aplomo, elegancia y temple. Toreo de exquisiteces lo mismo con el capote que con la muleta. Pero hubo una circunstancia en el último tercio que le impidió redondear, cuando el novillo se lastimó la pata delantera izquierda en las probaturas iniciales.
A partir de ahí ya no se desplazó lo suficiente, y los muletazos, aunque finos, resultaron inacabados, medios pases. Tampoco mató bien, y la cosa quedó en una simple ovación. Sin embargo, más que suficiente lo de Cerro esta tarde para confiar en él de cara al futuro. Hay madera de torero bueno.
De la misma forma que volvió a convencer Víctor Barrio con un lote infumable. Pese a lo incómodo que fue su primero, continuamente protestando, no se apeó el segoviano del valor y la ambición. Desde la estremecedora larga cambiada en chiqueros y hasta la gran estocada final, Barrio quiso mucho en todo momento, y demostró que puede con tanta adversidad.
Ya en el capote "se metía" el novillo por abajo, y pegando un tornillazo al final de cada viaje. Se fue suelto del caballo y llegó poco picado a la muleta. Novillo brusco, dando cabezazos y sin continuidad en las embestidas.
Barrio le echó ganas y torería, y aunque no hubo redondez en la faena, estuvo a punto de cortarle una oreja. De hecho hubo una gran petición, que el presidente no atendió, sin tener en cuenta que la estocada, una gran estocada, por si sola valía el trofeo.
El quinto, con una embestida menos clara si cabe, pues venía andando y calamocheando, no ayudó lo más mínimo. Y aunque otra vez estuvo suelto y fácil, nada pudo resolver.
Al mexicano Silveti, que debutaba, tampoco le ayudaron sus novillos. Su primero, manso, huido y descompuesto, le puso en más de un aprieto. Y el cuarto, desrazado y soso, tampoco ayudó que rompiera la faena. EFE
FICHA DEL FESTEJO.-
 Novillos de "El Ventorillo", bien presentados, con peso y hechuras de toros, mansos y difíciles. Sólo se salvaron, el tercero, que se desplazó con cierta nobleza, aunque tampoco llegó a ser completo, y el sexto, el único que galopó.
Diego Silveti: pinchazo y estocada (silencio); y pinchazo, casi media y cinco descabellos (silencio tras dos avisos).
Víctor Barrio: buena estocada (petición y gran ovación con abucheo al "palco"); y seis pinchazos y descabello (silencio tras aviso).
Rafael Cerro: estocada delantera y desprendida (ovación tras aviso); y estocada caída con derrame (palmas tras aviso).
La plaza rozó el lleno en tarde de nubes y claros, y viento que molestó a los toreros.