la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 16 de mayo de 2011

Por San Cristóbal y por Mérida / Por Fortunato González


Plaza de Toros Monumental de "Pueblo Nuevo"
de San Cristóbal-Táchira
*********************

 Por San Cristóbal y por Mérida
 
Fortunato González Cruz***
Por la calle real

Madrid, Lunes, 16 de Mayo de 2011
Serán  los espíritus que rondan la Monumental de Las Ventas, la sola magia de este espacio madrileño donde el toro íntegro impone su verdad estremecedora,  y tantos amigos de antes y de ahora que chocan nuestras copas del Rioja que inspira, los que expanden los corazones y abren el entendimiento para ver con pasión que no ciega y escrutinio en perspectiva, la verdadera significación de nuestras ferias taurinas de San Cristóbal y Mérida, a las que quiero dedicar esta cuartilla.

Han sido muchos los diálogos, las escuchas, los comentarios y las opiniones vertidas en este entorno histórico que nos permites decir por derecho que ambos feriales: San Cristóbal y Mérida, son vitales para la fiesta brava en América y en Venezuela, para las dos ciudades y sus habitantes, para la escuálida economía de unos lugares que tienen en sus ferias la posibilidad de fortalecerse. Herida Quito a consecuencia de una maniobra pseudodemocrática, podría restablecerse si su afición sabe hacer la faena que demandan las circunstancias; pero impone a la afición colombiana y venezolana la grave responsabilidad de apuntalar los festejos taurinos con renovada verdad, pasión y buena gerencia. En este panorama resaltan las ferias de San Sebastián y el Carnaval Taurino de América.

Asegurar en primer término la presencia en ambos feriales del toro íntegro y encastado, responsabilidad esencial de los ganaderos de bravo tanto de Colombia como de Venezuela, pero también de los empresarios que tienen que impedir las vergonzosas condiciones que algunos toreros, en particular españoles, tratan de imponer. La  afición comprenderá la ausencia en los carteles de quienes hacen trampa, convenientemente sustituidos por los valientes que saben lidiar los toros toros. Ningún ganadero debe admitir la manipulación de sus reces, ni empresario condiciones indecorosas, y los aficionados tendrán que saber, convenientemente orientados por la crónica veraz, quienes vienen a las plazas con verdad y quienes ostentando sus desvergüenzas.

¿Podemos confiar en los empresarios de San Cristóbal y Mérida? Son conocidos, vinculados a familias enraizadas, aficionados probados y apuesto por ellos, exigiéndole nada más que hacer lo que señala la ética del negocio taurino, las ordenanzas y los derechos del aficionado. Ni más ni menos. En sus manos está la primera responsabilidad de enriquecer sus respectivos feriales. Las comisiones taurinas tendrán que hacer esfuerzos para que se respeten las normas, dentro de los límites de sus competencias y un plus que lo justifica el reto que imponen ambos feriales. Una palabra a la crónica taurina que tendrá que ser más profesional, mejor enterada e imparcial de modo que señale responsablemente lo que sucede y si opina, hacerlo con propiedad. 

Pero recae en los aficionados de ambas plazas y de toda Venezuela ser más exigentes, más comprometidos y mejor organizados, con peñas y organizaciones que empujen hacia adelante como lo hacemos los del Círculo Amigos de la Dinastía Bienvenida, que abre sus puertas para la participación de todos los que deseen echar una mano. Las Ferias de San Cristóbal y de Mérida tienen que ser fortalecidas  como estrategia vital para la calidad de la fiesta brava en América y en ello debemos empeñarnos todos los aficionados. Quienes pertenecemos al Círculo Amigos de la Dinastía Bienvenida tenemos esos y otros compromisos a los que me referiré en otra oportunidad. No nos une intereses empresariales, sólo la pasión por el arte más puro y más noble: el de los toros.

 -Plaza de Toros Monumental "Román Eduardo Sandia" de Mérida-
*******************************************************

***Fortunato González es fundador y director de la Cátedra de Tauromaquia "G. Briceño Ferrigni" de la  
        Universidad de los Andes de Mérida-Venezuela