la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 20 de mayo de 2011

SALUD Y POTENCIAL TAURINO / Por Aquilino Sanchez Nodal

 
 SALUD Y POTENCIAL TAURINO

Por Aquilino Sánnchez Nodal

Madrid 20 de Mayo de 2011.-
Los aficionados a los toros somos un gremio proclive al pataleo sin atrevernos a denunciar de manera vehemente los tremendos abismos para acabar con el fraude y la hipocresía con que manejan sus negocios los que se enriquecen sin sonrojarse siquiera. No se trata, creo, de abandonar las plazas de toros, arrojar la tarjeta de abono al callejón que sería una respuesta lógica y ver las corridas por la tele soportando los improperios de los bocazas cuchareros en busca de promoción personal subvencionada que pelotean a empresarios y matadores poderosos a quienes excusan, a algo hay que echar la culpa de sus petardos, con el comportamiento de los toros que no se pueden defender en última voluntad.

Con hacernos oír en foros y tertulias no basta. Es necesario contar con medios de comunicación honrados y poder, para que se tengan en cuenta las quejas por los atropellos que en nuestra época, con el advenimiento de los políticos, están llegando a cotas insospechadas en tiempos pasados.

Sin más demora se debe exigir la pureza en el espectáculo y el cumplimiento del Reglamento Taurino vigente, no es el mejor pero es lo que hay. El episodio para la crispación comienza con quien debiera ejercer de regulador y no ser protagonista, el presidente de la corrida. Para muestra un botón, don Julio Martínez el día 18 de Mayo manda a la muerte indigna del corral un ejemplar de la ganadería de Ortigao Costa sin que nadie lo pida, por voluntad propia y para que supieran los espectadores quien manda en el festejo. Quizás don Julio adivinara que se lastimaría o aconsejado por Rapel que estaba en el tendido. Después para que comprendieran que matador es de su agrado, concede la segunda oreja a Manzanares, cuando el premio por una buena estocada es una o ninguna cuando no está precedida de extraordinaria faena. El apéndice a Julián López, en reconocimiento al tesón en agradar al respetable, ¡bien!. En muchas ocasiones las actuaciones de algunos presidentes resultan agresiones personales que rozan la canallada.

Que tiempos aquellos. No hace muchos años presidían los festejos comisarios aficionados que se podían equivocar, como todo hijo de madre, pero eran eso, equivocaciones sin mala intención. Los de ahora parecen magistrados del constitucional. ¡Que belleza! Aquellas protestas dando la espalda al palco que hacían pensar al usia si había metido la pata. Cualquier día preside Rubalcaba y manda fusilar al 7, al amanecer y sin derecho de confesión o manda a sus borregos a acampar en la explanada, frente a la Puerta de Madrid varios días para impedir la entrada a los toros igual que ha hecho en la Puerta del Sol.

Otro episodio ha sido la participación de “El Juli” con la de Cuvillo ¿en que estaría pensando? Quizás que la baba de caracol sienta bien a todos los toreros y él no era menos que nadie. Que equivocación compararse con JT. Tomás torea rodeando y en unos terrenos inciertos que no se puede hacer el toreo güeno pero sí, de máxima emoción. Estas maneras las practicaba y hicieron millonario a Manuel Benítez pero no sirven para el poderoso madrileño que necesita mucho más que un toro “sobeta”. El toreo de Julián exige mirar cara a cara al toro y obsequiarnos con su forma clásica que a veces es el toreo perfecto.

Al principio de temporada se anunciaba el protagonismo de José María Manzanares y ha sucedido. Posiblemente merecido pero coincide con otras circunstancias ajenas al ruedo. Es caballero laureado de “los toreros G”. Preside la unificada y nueva asociación de matadores. Hace unos años su caché era cuatro veces menor que el de Julián, ahora debe andar por la mitad y dentro de un par de temporadas se habrán equiparado en las etiquetas que les cuelgan de la taleguilla a ambos. Los sacrificios, hazañas de valor y precocidad de “El Juli” las quieren convertir en radiografías sentimentales de tiempos pasados y lejanos. ¡Que ingratos son los vividores! Quieren limitar una impecable carrera taurina a un espacio simbólico que no figure en la memoria de los aficionados taurinos. ¡Bien por José Tomás! Formidable lo de Manzanares pero ¡Gloria a Julián López “El Juli!.