la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 14 de mayo de 2016

MADRID. S.I.16: ROCA REY. POR DELANTE Y POR DETRÁS / Antolín Castro / Fotografías de Andrew Moore.



"...Lo que está logrando este joven peruano es institucionalizar un toreo diferente, pero indiferente, ya que se ejecuta por delante o por detrás de forma indistinta pero siempre continuada. Ese es el secreto. Todo aderezado de un valor y determinación que cala fácilmente en los públicos..."


Fotografías de Andrew Moore.

POR DELANTE Y POR DETRÁS

España, 13/05/2016 
S.I.16.- Se abrió la puerta grande y no era para un rejoneador, un matador joven, de Perú para más señas, salía en volandas hacia la calle Alcalá. Salía tras de armar un alboroto en el último toro de la tarde.

El toro, un remiendo de los dos que hubo del Conde de Mayalde, no era fácil ni tenía esa boyantía que suele caracterizar a los toros de las figuras, Roca Rey no es figura, pero quiere serlo y se empeña en lograrlo en cuantas plazas torea, Madrid no iba a ser la excepción.


Lo que está logrando este joven peruano es institucionalizar un toreo diferente, pero indiferente, ya que se ejecuta por delante o por detrás de forma indistinta pero siempre continuada. Ese es el secreto. Todo aderezado de un valor y determinación que cala fácilmente en los públicos. Encuentra toro en cualquier sitio, exponiendo los muslos a derechas e izquierdas. 


Del toreo que se demanda a otros, poco, muy poco, pero hoy ha adquirido mayor dimensión de la habitual en sus trasteos de otras plazas al tener enfrente un toro que no se dejaba someter fácilmente. De hecho le ha tenido a mano en varias ocasiones y le ha rasgado la taleguilla a la hora de la suerte suprema, realizada a topacarnero.

Todo esto sucedió tras de la muerte del quinto toro, parteaguas de una tarde para el olvido hasta ese momento. El mérito del cambio hay que otorgárselo a que no era bueno el quinto, al contrario de lo que dice el dicho popular.


Suele afirmarse de que no hay un quinto malo, pero eso hoy no ha sido verdad. Deslucido, bronco y bruto ha sido ese jabonero quinto, último cartucho que le quedaba a los de Cuvillo. Un torero con una disposición y una mano izquierda mágica y poderosa ha hecho el resto. Al comienzo de la faena nadie daba nada porque allí pudiera suceder algo, pero el valor de Talavante y su insistencia en que el bronco y bruto toro le obedeciera, obró el milagro de unos naturales que pusieron la plaza en pie. No fue faena de gran belleza, pero si de emociones, ya que el toro se negaba a seguir el engaño y pujaba por arrancárselo de la mano, lo que hizo en más de una ocasión. La pelea la ganó el extremeño, dando una sensación diferente al Talavante de otras ocasiones. Éste no necesitó el por delante y por detrás, pero cuajó unos naturales de muchísimo mérito. De no ser por el terremoto que vino en el sexto, la gente habría salido pegando naturales de esos que se vieron en el quinto.


Sebastián Castella lo intentó con los insípidos toros que le cupieron en suerte, pero eso no fue suficiente para calentar a un público que se iba quedando frío por momentos. Además, a la primacía de ese toreo por delante y por detrás, que capitaneaba, junto a Perera, les ha salido un competidor peruano de más voltaje y calado.

Los cuvillos tuvieron problemas en el reconocimiento y solo quedaron cuatro que, a su vez, fueron protestados por descastados y hasta por su presencia. La tarde se la salvó al ganadero Talavante dándole naturales imposibles al jabonero.

Para mañana debut ganadero de Flor de Jara, una ganadería esperada. Que se gane no solo la antigüedad, sino también la continuidad en las ferias, es lo que desean los aficionados.