la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 27 de junio de 2017

El Barça vuelve a ser el Barça / por Juan Manuel Rodríguez



La revista World Soccer acaba de publicar la lista de los 500 futbolistas más influyentes del mundo; hay 47 jugadores españoles y 66 de nuestra Liga y, por supuesto, la clasificación la encabeza el vigente campeón español, europeo y mundial, el Real Madrid. Un total de 19 jugadores merengues, la práctica totalidad de la plantilla, aparecen en dicho ranking: Keylor, Carvajal, Ramos, Varane, Pepe, Nacho, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Asensio, Kovacic, James, Cristiano, Bale, Benzema, Morata y Vallejo.

El Barça vuelve a ser el Barça

La revista World Soccer acaba de publicar la lista de los 500 futbolistas más influyentes del mundo; hay 47 jugadores españoles y 66 de nuestra Liga y, por supuesto, la clasificación la encabeza el vigente campeón español, europeo y mundial, el Real Madrid. Un total de 19 jugadores merengues, la práctica totalidad de la plantilla, aparecen en dicho ranking: Keylor, Carvajal, Ramos, Varane, Pepe, Nacho, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Asensio, Kovacic, James, Cristiano, Bale, Benzema, Morata y Vallejo. Llama la atención la inclusión de éste último, el internacional sub 21, que aún no ha debutado con el primer equipo y ya está sin embargo en la lista de los futbolistas más influyentes del mundo. Es fácil deducir que el influyente no es tanto el jugador como el club en el que milita: ¿aparecería, por ejemplo, Kovacic en esa lista si siguiera vistiendo la camiseta del Inter?... lo dudo. En líneas generales, uno es influyente porque juega en el Real Madrid.

Al Real Madrid le sigue en la lista el Bayern de Munich con 14 jugadores, y luego aparece un grupeto de tres compuesto por Juventus de Turín, Barça y Chelsea con 13. Está claro que es sólo un juego pero, aún pasando el rato y sólo por divertirnos, podríamos deducir que mientras que los futbolistas del Real Madrid se han revalorizado, la plantilla del Barça ha perdido valor de mercado. Messi, Neymar y Suárez serán siempre futbolistas influyentes pero lo que, en el fondo, nos transmite el ranking de World Soccer es que hay una plantilla muy por encima del resto y que, hoy por hoy, el Barça vuelve a no ser rival para el Madrid. Todos los movimientos del Real son meditados y dan en el clavo: Asensio antes, Vallejo y Llorente después, M'Bappé próximamente, Vinicius en barbecho, quién sabe si Ceballos o el mismísimo Sandro... El Real Madrid hace las cosas con sentido, ficha gente joven, vende bien y compra mejor y cuando tiene que hacerlo mientras que el Barça parece tocar de oído.

El Barça, que sí tiene un director deportivo, dejó escapar a Thiago, ahora quiere recuperar a Bellerín por un pastizal, no ha renovado aún a Messi, se quedará con Alcácer y, a la espera de lo que decida Valverde, quiere desprenderse de Digne, parece que cuenta con Gomes, no sabe donde encajar a Turan y se ha desembarazado de Mathieu. Entre tanto, un jugador llamado Lucas Lima, a quien, al parecer, representa el padre de Neymar, anuncia en el transcurso de una partida de póker que ya es futbolista del Barça, afirmación de la que más tarde se retracta ante el monumental enfado del Santos, que amenaza con denunciar al equipo azulgrana "por acoso" ante la FIFA. Y, al fin, aparece otro futbolista, también brasileño, llamado Paulinho, que juega en el Guangzhou, y por quien se asegura que ya negocia el club catalán con el chino. Un disparate, un vodevil, un sainete: el Barça vuelve a ser el Barça mientras que el Real Madrid sigue siendo el Real Madrid.