la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 15 de junio de 2017

El presidente de Las Ventas Jesús María Gómez: “Me dolió como se interpretó la vuelta al ruedo al toro de Rehuelga”.


EL PRESIDENTE CON SU EQUIPO GUBERNATIVO Y VETERINARIO

Ha sido el aficionado a los toros de la plaza de Las Ventas que ha asistido a una etapa nueva empresarial. Ha sido exigente en cuanto a presentación y comportamiento de ganaderías. Se ha cabreado y disgustado pero que ha estado llenando, exigiendo y a la altura de la defensa de la fiesta en un momento complicado. Le daría un trofeo al aficionado que ha ido casi todas las tardes, ha pasado calor, ha visto toros cabreado y contento y ha vuelto.

Jesús María Gómez “Me dolió como se interpretó
 la vuelta al ruedo al toro de Rehuelga”.


POR JAIME · 14 JUNIO, 2017
Jesús María Gómez ha tenido el valor de poner transparencia y trato cercano al difícil palco de Madrid. Desde la temporada de su llegada ha apostado por mostrar que al palco se suben personas, aficionadas, que no tienen nada que ocultar y que se guían por su afición. Hoy repasamos con él San Isidro en un nuevo ejercicio de claridad que agradecemos.

--Nueva empresa, Simón Casas, ¿ha notado más presión?

La empresa no ha presionado para nada ni en un sentido ni en otro. Sí he notado más presión sobre el palco por aficionados y crítica. No es que no tengan derecho, faltaría más, pero lo he notado. Con la empresa la relación ha sido mínima como debe ser. Hemos tenido contacto con su presencia en reconocimientos y para solucionar temas internos. No nos ha dictado ninguna instrucción.

--Simón apostó por un San Isidro con un número elevado de puertas grandes, ¿afecta el listón tan alto puesto por el empresario francés?

No. El señor Simón Casas es muy expresivo, entusiasta en juicios y opiniones. Más que prometer era declaración de intenciones o lo que le gustaría. Sí que ha podido haber algún problema si se crean expectativas muy altas en relación a eso y la realidad no es como imaginamos, me refiero al público. Sí pudo haber algún problema en sentido de que parte del público tenía expectativas mayores en base a esas declaraciones. Nadie tenemos una bola de cristal con la certeza de saber qué va a pasar.

--Repasemos San Isidro, ¿vio mayoritaria la oreja de David Mora?

Sí, pero ha habido coincidencia casi unánime en señalar que no. Estábamos en el inicio de la feria, la vi mayoritaria y mi consideración estuvo mediatizada por una estocada que consideré casi la mejor de la feria, no había llegado la de Gonzalo Caballero. A mí me pareció, si no, no la doy.

--¿Pecó de sensibilidad a la hora de dar la oreja tras los tres avisos del diestro la tarde anterior?

No sé, Jaime. Pequé de ser yo mismo. Si te digo que no me afectó lo de 3 avisos, te mentiría pues mi forma de ser es la que es. No condicionaron los avisos pero algo pudo influir. Sigo insistiendo que vi una estocada estupenda, una faena a ratos interesante y me pareció mayoritaria pero muchísima gente me dice que no.

--¿Para usted, como aficionado, era de oreja?

Faltó por el pitón izquierdo la profundidad de la del derecho. La concesión de oreja por parte del presidente debe ser a la totalidad de los tercios y a una faena estructurada en sus diferente apartados. Hay faenas que no lo son tanto, pero uno percibe o cree que es mayoritaria. A mí me pareció mayoritaria. También por las criticas que recibí, sonoras, se vio que no eran tan mayoritaria.

--¿Afectan esas críticas?

Un poco sí. El que diga que no, miente. La complejidad es intentar contentar a todo el mundo pero el reglamento te da pistas para que atiendas a lo que dice la mayoría. Afecta, lo intentas hacer mejor y sientes que a veces aciertas más o menos. En aciertos o errores siempre tienes partidarios.

--Rápidamente, llega la vuelta al ruedo al toro de Rehuelga.

La vuelta al ruedo al toro de Rehuelga, aunque me adelante a tu pregunta, provocó que gente me dijera que bien y otros me dijeran que estaba liderando los desmadres isidriles antes que Cano. La vuelta fue, al que creo que ha sido el mejor toro de la feria en el tercio de varas en mi opinión. Me dolió, no por el hecho de criticar la decisión, estás en el derecho, como se interpretó la vuelta al ruedo al toro. Se interpretó no como yo pensaba. Di una vuelta al ruedo a favor del toro bravo y vino un chaval, creo que novillero de la escuela, a increparme al palco y se vio mi decisión como en contra de un torero al que conozco (Alberto Aguilar) y con un apoderado al que valoro. Eso me ha dejado un poco apesadumbrado. No interpreté que sería interpretado así, yo no iba contra nadie.


--En esa vuelta al toro de Rehuelga surgió una duda, ¿hace falta mayoría para sacar el pañuelo azul?

Hubo algún pañuelo azul en la grada joven. Vi minoritaria la petición de oreja a una labor que tuvo mucho mérito por las circunstancias y a lo mejor parte de la petición que vi para la vuelta al ruedo me pedía la oreja.Tuve en ese momento, y me apoyo en ello, una consideración de mi veterinario y asesor de que era un toro de vuelta. Lo pensé hasta el último segundo y lo decidí. No habíamos visto al sexto, que fue muy bueno, pero no igual en varas. Me entusiasmó el toro con el picador. Pasó una cosa muy curiosa, el matador pidió el cambio sin rotundidad, y cuando lo iba a dar la cuadrilla lo puso en suerte. Cuando pegó con el peto, cambié el tercio.

El primer año fue más sencillo en el palco y este año más áspero. Es un ejercicio de toma de decisiones siempre desde la defensa de la fiesta y como aficionado. Y poner a todos de acuerdo…

--Antes de la feria usted se convirtió en referente de mucha parte de la afición, tras sus decisiones en San Isidro, ¿lo miran de otra manera?

Somos los españoles de grandes amores y odios. Gente dijo que le había decepcionado como si fuera la gran esperanza blanca de no sé qué sectores. Con aficionados que me criticaron la oreja mantengo la misma relación cordial siempre que prime el respeto. Muchos me dicen que se sienten decepcionados y no sé el motivo ya que no había prometido nada a nadie La puerta grande de Ponce me la han criticado y la misma gente me dijeron que la vuelta al ruedo al toro de Rehuelga que bien. Es muy difícil poner de acuerdo a todos, es un ejercicio complejo. No se puede presidir pensando en lo que ha hecho un compañero antes porque entramos en un bucle mediatizado. No debemos compensar si otro no ha dado un trofeo… Con esos planteamientos es resolver algo irresoluble.

--Hablemos de la puerta grande de Ponce, pese a la espada.

Tienes una petición mayoritaria, reglamento en mano. Las críticas que ha habido, no en todo los medios, vamos a hacer un ejercicio de prospectiva. Si no se hubiera concedido hubiera sido peor la que se monta. Si hubiera sido aficionado en la grada hubiera pedido solo una vuelta al ruedo pero estaba en el palco y con un reglamento que me marca que la primera es a petición mayoritaria. Con la plaza llena fue muchísimo más que mayoritaria, no fue unánime. Esa decisión no tengo problema, no doy vueltas a eso. Independientemente de la espada. Fue una lección de torería impresionante con un toro burraco de tremendas dificultades, hay que valorar todo.

--El año pasado con Carballo no dio la oreja pese a la mayoría.

Cuando la plaza estaba con un cuarto escaso, ahí es más difícil determinar mayorías. Muchos familiares y amigos la pidieron, no fue la espada. No vi faena para oreja, no es comparable con los toros de Ponce. Ojalá Carballo reconsidere su decisión y se planteara volver. Creo que es un muchacho que tiene posibilidades.

Foto: Álvaro Marcos

--La corrida de Rehuelga estaba fuera de tipo, ¿cómo vería echar para atrás una corrida que no cumple con el tipo de su encaste?

Entran muchas consideraciones. Echar una corrida por exceso de kilos no lo hago y no lo hice en sentido contrario con el de Parladé de 487 kilos. A ese animal le veía trapío y cuando salió a la plaza se gritó de un sector el miau. Aquí volvemos al dilema de la báscula. Esa corrida estaba pasada de kilos, fuera de tipo pero fíjate, fue de las mejores. No se puede por reglamento echar por eso para atrás como tampoco devolver un toro por bobalicón. Están los deseos lógicos del aficionado basados en querer ver al toro en base a las características que definen cada ganadería.

--En la tarde de Domingo Hernández, premiada, hubo algún candidato a ser premiado con el pañuelo azul.

No lo discuto. A lo mejor eso influyó en que viera más petición en la de Rehuelga que la que hubo. Al palco este año se le va premiar por Onda Cero en los premios taurinos. Con sus aciertos y errores por la dificultad que entraña. Hemos sido más pim pam pum que otros años y a lo mejor en eso ha influido la proposición no de ley de ser aficionados de reconocido prestigio los que suban al palco. Ha estado todo más áspero.

--Hablemos del toro resucitado que descubrió Luis Miguel Parrado

Parece que hay un toro fantasma. Se lo comenté a veterinarios y me dijeron que es un fallo informático y ya está solucionado. Alguien me preguntó por lo de Parladé sobre el toro “fantasma” y yo interpreté que se refería al juego que dio. Le contesté que preguntara al ganadero, yo no hablaba del toro fantasma.

A partir de ahí me preguntó Parrado qué cómo decía eso. Se montó un lio tonto y fuera de lugar porque yo hablé de la fuerza. Yo he invitado a apartados y reconocimientos a gente, muchos se siguen pensando que pasan cosas raras. No sé si habría que grabarlos. Hay gente que sabe mucho de toros que ve a los animales dos meses antes reseñados en el campo y olvidan que los animales tienen cornadas, que pasan cosas, que se estresan…

Hay toros que llegan y van para arriba y otros van para abajo. Y me dicen que cómo no he aprobado al del campo pero cuando le vemos está hecho polvo. Ha perdido mucho. El burraco de Ponce estaba aprobado pero no lo íbamos a sacar pero por una cornada al previsto sacamos al burraco. No es tan fácil como ver la foto del Victorino en el campo, por ponerte un ejemplo.

No cobramos un duro, lo hacemos por amor a la fiesta. Tengo beneficencia. El jueves tengo que ir a desembarcar (hora y media aproximadamente), el reconocimiento, la presidencia… Eso no te lo paga nadie. El trabajo no para, tengo cosas que resolver de mi labor de comisario. Sarna con gusto no pica. Lo considero un privilegio estando envenenado de este mundo como aficionado.

--¿Le ha pesado dar tanto la cara?

Sí, me han criticado que no me tengo que justificar tanto. No es lo mismo a quién crea opinión como tú que a otros que tienen 29 seguidores y me tratan con faltas de respeto. Considero que no puedo desgastarme y menos si te faltan al respeto y tienes que bloquear. Es innecesario tener que aguantar a quién me critique insultando.

--Como policía, ¿no protege la ley esas faltas de respeto?

Ley de protección de seguridad ciudadana que recoge la forma de dirigirte a la autoridad. Hay gente que te escribe que no saben que eres comisario. En mi twitter soy un 60% taurino, 30% sobre mis funciones y un 10%, a lo mejor no está bien, a un cierto “postureo” con cosas como los viajes.

Hay gente que no se da cuenta. Hay periodistas… Me cabreé con un periodista que escribe muy bien y hace comentarios del tipo que un policía robó una oreja y hago la gracia de no digo más no me vayan a detener. Hay que ser más listo en sus apreciaciones. Más de 60000 personas integran la Policía, una profesión mejor considerada que otras profesiones. Decir que un presidente, vale, pero decir un policía… Eso es intentar ser ingenioso, gracioso y enrollado pero metes la pata. Te refieres a una organización (Policía) no rancia con presencia apabullante con una cuenta principal en el mundo de seguidores con estilo franco. Eso me sentó mal.

--¿Es partidario de hacer los actas de los reconocimientos públicos?

Lo he defendido siempre. No estamos haciendo nada malo. Dentro de esa necesidad de unificar criterios, que sigue existiendo, que estemos todos de acuerdo en ser transparentes será beneficioso. El reglamento nacional dice que se publicarán las reses que han pasado pero no dice nada de las que no han pasado, ni lo deja de decir.Ese ejercicio de transparencia sería bueno. Somos la policía en el palco, con nuestra forma de ser y modos. Hay modos y sensibilidades dentro de lo que somos y debemos ponernos de acuerdo. No puedo publicar yo los rechazados y otros compañeros, con el mismo derecho, decir que no. O todos igual o nada.

--Como aficionado, ¿quién ha sido el triunfador de San Isidro?

Ha sido el aficionado a los toros de la plaza de Las Ventas que ha asistido a una etapa nueva empresarial. Ha sido exigente en cuanto a presentación y comportamiento de ganaderías. Se ha cabreado y disgustado pero que ha estado llenando, exigiendo y a la altura de la defensa de la fiesta en un momento complicado. Le daría un trofeo al aficionado que ha ido casi todas las tardes, ha pasado calor, ha visto toros cabreado y contento y ha vuelto.

--El viernes, Beneficencia, ¿se prepara de manera especial?.

No. Estoy con cosas de mi trabajo. He hablado con un amigo y me ha dicho el hijo del ganadero que viene fuerte. El jueves iré con la ilusión del mundo al desembarco y el viernes lo intentaré hacer lo mejor que pueda. Acertaré o me equivocaré, siempre todo por favor de la fiesta.