la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 5 de junio de 2017

¡A la cueva! / Juan Manuel Rodríguez



¡A la cueva!... Los que llevan diez años diciendo que el Real Madrid es un club desnortado porque carece de la imprescindible figura de un director deportivo, a poder ser Jorge Valdano, el payador perseguido... ¡a la cueva! Los que sugirieron que Zinedine Zidane era un paracaidista, un usurpador con una flor en el trasero, un hombre sin personalidad y con un pasado deportivo sospechoso, un entrenador que había descendido al Castilla y al que el presidente le hacía las alineaciones... ¡a la cueva! 


¡A la cueva!

¡A la cueva!... Los que llevan diez años diciendo que el Real Madrid es un club desnortado porque carece de la imprescindible figura de un director deportivo, a poder ser Jorge Valdano, el payador perseguido... ¡a la cueva! Los que sugirieron que Zinedine Zidane era un paracaidista, un usurpador con una flor en el trasero, un hombre sin personalidad y con un pasado deportivo sospechoso, un entrenador que había descendido al Castilla y al que el presidente le hacía las alineaciones... ¡a la cueva! Los que afirmaron que Zizou no se atrevería a sentar a Cristiano y que, llegado el hipotético caso, Cristiano no aceptaría de ningún modo ser sustituido y organizaría un quilombo de padre y muy señor mío... ¡a la cueva! Los que afirmaron que Bale jugaría la final por haber nacido en Cardiff y que el entrenador no tendría la personalidad necesaria para hacer lo que él pensara que había que hacer por el bien del equipo... ¡a la cueva!

¡A la cueva!... Los que han empleado el extraordinario momento de forma de Isco como trabuquete contra la estabilidad de una plantilla en la que no caben los egos... ¡a la cueva! Los que insistieron en comparar a Álvaro Morata con Benzema y utilizaron la estadística para aburrir al francés, de quien decían que sólo jugaba porque compartía nacionalidad con su entrenador... ¡a la cueva! Los que llevan torpedeando desde el primer día a Bale, que no dice una palabra más alta que otra y que respeta la independencia de su entrenador para adoptar la decisión que le parezca más oportuna... ¡a la cueva! Los que pintan a Florentino Pérez como una especie de Maquiavelo que maneja los hilos judiciales, económicos y deportivos, un "psicópata" que no se deja asesorar y que ficha futbolistas para mayor gloria y beneficio de ACS... ¡a la cueva!¡A la cueva!... Los que, para minimizar el indudable éxito madridista, aseguraron que había bolas calientes en los sorteos y que los triunfos del Real eran el producto de una perversa conjura mundial urdida para que al Madrid le tocaran los facilitos... ¡a la cueva! Los que hasta el sábado dijeron que la Juve era un equipo temible, imbatible e inaccesibe y hoy mismo tienen la cara dura de escribir que al fin y al cabo el italiano es un equipo de viejos veteranos de la guerra del Vietnam que hizo todo lo posible para frenar el impulso de un equipo plagado de jovenzuelos... ¡a la cueva! Los que soltaron eso de que el fútbol le debía una Champions al Atleti y luego a la Juve y después un Balon de Oro a Buffon... ¡a la cueva! Los que vaticinaron el declive físico de Cristiano y dijeron que su mejora y ampliación de contrato había sido la enésima locura del presidente del Madrid... ¡a la cueva! Los que dijeron que, con Messi en el Barça, la tendencia había cambiado y al Real le esperaba una larga travesía por el desierto... ¡a la cueva! Al fondo, a la derecha, aún hay sitio.