la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 4 de junio de 2017

Decenas de miles de personas se manifiestan en las calles de Pamplona “en defensa de la bandera de Navarra”




La Plataforma Defendamos la bandera de Navarra ha exigido a la presidenta del Ejecutivo foral, Uxue Barkos, que “escuche el clamor de miles de navarros” y reponga la ley de Símbolos derogada el pasado mes de marzo.


Lo ha hecho al término de la manifestación en la que han participado esta tarde en Pamplona miles de personas, entre 22.000 y 25.000 según la Delegación del Gobierno, 30.000 según los organizadores y 15.000 según la Policía Municipal, recorriendo las calles de la ciudad portando la insignia oficial de Navarra, pañuelicos o globos de color rojo y coreando eslóganes en defensa de ésta: “Ésta es mi bandera, desde el norte a la Ribera”, “Bandera tenemos, otra no queremos”, “Barkos dimite, Navarra no te admite” o “Nuestra bandera, en Navarra entera”.

El acto, apoyado por partidos como UPN, PSN y PP, había sido convocado en respuesta a la derogación de la Ley foral de Símbolos por parte de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, una decisión que adoptó el cuatripartito con el objetivo de que la ikurriña pueda ondear en las instituciones navarras.

La asistencia a la convocatoria ha sido tal que la cabecera de la manifestación ha llegado a su destino, junto a la sede del Gobierno en Carlos III, mientras numerosos asistentes no habían podido partir aún del inicio del acto, en el paseo de Sarasate frente al Parlamento. Ciudadanos y miembros de los colectivos organizadores han portado la pancarta principal y tras ellos se han colocado dirigentes de las formaciones políticas que han apoyado la cita, con una nutrida representación de regionalistas y populares en las primeras filas. La marcha además ha contado con presencia de miembros del PSN, así como de otros grupos sin representación parlamentaria.

Numerosos balcones y ventanas de viviendas situadas en el recorrido del acto han colgado la bandera de la Comunidad Foral para la ocasión.

Al término de la marcha, junto al Palacio de Navarra, los organizadores -“un grupo de navarros pertenecientes a asociaciones civiles preocupadas por lo que ocurre en nuestra tierra”- han reclamado que la bandera de la Comunidad permanezca “en su sitio institucional”, como “símbolo de la unidad y pluralidad de todo nuestro pueblo” y que, además, “nos dota de autogobierno”. La plataforma convocante ha reclamado que no se coloquen en las instituciones otros símbolos que “no son oficiales” y “no alcanzan el nivel de consenso que tiene la bandera de Navarra”.

En este sentido, han emplazado al Gobierno foral a “buscar la concordia” y “procurar la unidad de la ciudadanía” con un símbolo que es “la representación de una idea socialmente aceptada” y que “ningún navarro discute, sea del Roncal, de Baztan, de Tudela o Estella”.

Tras una fuerte ovación, la interpretación del himno de Navarra ha cerrado este multitudinario acto.