la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 29 de julio de 2017

El periobarcelonismo ordena el Código Rojo contra Neymar / por Juan Manuel Rodríguez



 Todo apunta a que Neymar está levando anclas de la ciudad condal y el periobarcelonismo ya ha ordenado el "código rojo" contra él. Yo tuve claro que la cosa iba en serio desde el preciso momento en que Jordi Mestre dijo que el jugador se quedaba en el Barcelona "al 200 por ciento". ¿Quién ordenó el código rojo?... Ayer, para abrir boca, Semedo se las tuvo tiesas con Junior y Valverde acabó expulsándolo.

El periobarcelonismo ordena el Código Rojo contra Neymar

El ex campeón mundial de boxeo de los pesos pesados, Larry Holmes, solía decir que él fue negro una vez... cuando era pobre. Pues bien: Neymar fue un mohicano una vez... cuando estuvo a punto de fichar por el Real Madrid. "Menuda perla", escribía, cuando todo hacía indicar que el brasileño vestiría de blanco, el periobarcelonista Lluís Mascaró, y añadía lo siguiente: "El mohicano Neymar reúne todos los requisitos para fichar por el Madrid: imagen estrafalaria, carácter prepotente, comportamiento macarra y actitud egoísta. Un combinado explosivo al que hay que añadir un precio desorbitado (más de 45 millones de euros) y una misión imposible: convertirse en el anti-Messi". Han pasado 4 años desde la publicación de este preclaro texto y uno no puede por menos que esbozar una sonrisa releyendo lo que, a propósito del "desorbitado" precio de Neymar, escribió Mascaró: ¡45 millones!

Sin embargo, y seguro que sin él pretenderlo ni tampoco intuirlo, en aquel rapapolvo contra Neymar, que luego convirtió en incienso desmedido nada más fichar por el Barça, el periobarcelonista estaba dando con la clave de la posible salida traumática del jugador: "... y una misión imposible: convertirse en el anti-Messi". Está claro que, si Neymar acaba yéndose al Paris Saint Germain, el jeque le cubrirá en (más) oro, pero el económico no es el principal motivo que aducirán los Neymar para salir del Barça sino, ¡oh casualidad!, precisamente su incapacidad para competir con Messi, cuya sombra es demasiado alargada. Aún así, y pese a que este chico es muy bueno con el balón en los pies, Mascaró tenía razón cuando escribió que era un estrafalario, lo que ocurre es que Lluís lo apuntó cuando estaba a punto de fichar por el Madrid y luego corrió rápidamente a borrarlo.

Sin embargo, y dependiendo de lo que suceda en las próximas horas, el artículo del periodista del Sport puede volver a tener validez. Así, Neymar habría sido un mohicano mientras estuvo en la órbita del Real Madrid, habría dejado de serlo desde el 26 de mayo de 2013, que es cuando el Barça anunció su contratación, hasta un día aún por determinar del mes de julio o agosto de 2017, y volvería a serlo en cuanto diera el "sí, quiero" al PSG. Todo apunta a que Neymar está levando anclas de la ciudad condal y el periobarcelonismo ya ha ordenado el "código rojo" contra él. Yo tuve claro que la cosa iba en serio desde el preciso momento en que Jordi Mestre dijo que el jugador se quedaba en el Barcelona "al 200 por ciento". ¿Quién ordenó el código rojo?... Ayer, para abrir boca, Semedo se las tuvo tiesas con Junior y Valverde acabó expulsándolo.