la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 26 de julio de 2017

El Petronio del toreo / Por Paco Mora


El Petronio del toreo

Paco Mora
Josemari Manzanares ha justificado una vez más este martes en Santander que es el Petronio del toreo de esta época. El auténtico árbitro de la elegancia torera. El empaque, la elegancia, la despaciosidad y el gusto exquisito de su toreo han brillado a orillas del Cantábrico. En su primero ha toreado a un toro nada fácil y poco colaborador, con un temple de cámara lenta y una suavidad de terciopelo, y a no ser por el fallo a espadas -¡albricias, también es humano!- una oreja indiscutible hubiera sido el premio. En su segundo, más exigente y destemplado, ha hecho valer su poderosa muleta para realizarle una faena vibrante que ha traspasado la barrera y ha llegado con fuerza hasta la última fila de los tendidos. Y ahí se le ha rendido la plaza con armas y bagajes y se ha hecho con las dos orejas del morlaco.

El nuevo matador de toros Alejandro Marco ha demostrado toda la tarde, con su tranquila actitud, que llega a la alternativa en el momento adecuado. Torea con mucho gusto y armonía con la capa y con la muleta es un torero de buena colocación, quietud y mando no exento de temple. El acierto a espadas, que le ha fallado en el de la ceremonia, le ha acompañado en el que cerraba plaza, y como es un torero que cae muy bien en Santander, además de ser una promesa de buen matador de toros, los dos apéndices auriculares les han permitido acompañar a su padrino en su salida en hombros.

Talavante, ha estado toda la tarde magnífico con el capote y ha exhibido con la muleta la acusada personalidad que le hace un torero distinto, cada día más interesante. Un torero muy del gusto de todos los públicos, pero… que no acaba de verles la muerte a los toros, por no se sabe qué malditos mengues. Por eso ha abandonado la plaza andando. ¿Qué le pasa a Talavante con los aceros? Porque por falta de decisión no es, ya que de eso tiene para poner en la puerta de su casa un cartel que diga: “Se vende valor”. Pero de un modo u otro se lo tiene que hacer mirar, porque está perdiendo demasiados triunfos por culpa de la toledana. Gran entrada en esta corrida de la Feria de Santiago de Santander, y si la empresa gana, gana el toreo. Y ganan los Matilla, de quienes eran los toros y buena parte de los toreros. Cosas de los “trust”. Aquí el que sabe, sabe; y el que no, a estudiar a Salamanca.