la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 21 de julio de 2017

Mbappé, ahora sí que sí / por Juan Manuel Rodríguez


 Los 80 millones que el Real Madrid acaba de enganchar (porque no los ha ingresado, los ha enganchado a lazo) por Morata, sumados a los 35 que podría pagar el City por Danilo, a quien se puede suplir con facilidad, tienen que servir obligatoriamente para fichar a Mbappé


Mbappé, ahora sí que sí

Juan Manuel Rodríguez
Aunque probablemente ya lo hayamos olvidado, el único sentido que en realidad tienen los clubes de fútbol es conseguir un pedacito de felicidad para sus aficionados. No es una finalidad banal, insustancial o de poca importancia, todo lo contrario. Perseguimos con ahínco ser felices, lo hacemos durante toda nuestra vida y, aunque hoy se haya convertido en un negocio, el fútbol es precisamente uno de los mecanismos a través de los cuales encontramos muchos de nosotros ese trocito de anhelada felicidad. Jorge Valdano tenía parte de razón cuando dijo aquello de que la afición del Real Madrid no iría nunca a La Cibeles para celebrar un balance; ojo, digo que Valdano tenía "parte de razón" y no "toda la razón" porque un suelo económico sólido te posibilita luego poder fichar a los mejores jugadores, con ellos es más fácil jugar bien al fútbol y, por lo tanto, ganar partidos y títulos y, al final, conseguir la felicidad de su afición.

Todo esto para decir que sí, que la operación de Alvarito Morata ha sido suculenta desde el punto de vista económico, que nadie pensó jamás que un chaval surgido de esa cantera que muchos dicen que no existe acabaría convirtiéndose en el mayor traspaso de la historia del fútbol español, que esos 80 millones que ha pagado por él el Chelsea son alucinantes y la envidia del resto de clubes... pero que al Real Madrid no le queda otro remedio que canalizar un pastizal así materializándolo en la contratación de un futbolista que ilusione a su afición, que ahora espera en tensión el próximo movimiento de Florentino Pérez. Zinedine Zidane acaba de decir que la próxima temporada será más difícil que la anterior y, como el reto del equipo blanco sigue siendo ganarlo todo, el club debe concederle lo mejor a su entrenador.

Así que no veo otra fórmula que no sea la siguiente. Los 80 millones que el Real Madrid acaba de enganchar (porque no los ha ingresado, los ha enganchado a lazo) por Morata, sumados a los 35 que podría pagar el City por Danilo, a quien se puede suplir con facilidad, tienen que servir obligatoriamente para fichar a Mbappé. El Mónaco acaba de emitir un comunicado criticando a aquellos clubes que están poniéndose en contacto con el chico "y con su entorno" sin su consentimiento; o sea, el Mónaco critica algo que lleva sucediendo en el fútbol desde tiempos inmemoriales. Los 80 millones de Morata, que podrían ser 115 con Danilo, son muy buenos para las arcas madridistas pero han generado entre la afición del Real Madrid una expectación en consonancia con el dinero ingresado. "Ahora sí", dicen los socios. "Ahora sí", repiten los seguidores. "Ahora sí", comentan el presidente de la peña, el dueño del bar, el mecánico y el socorrista en la piscina. Ahora sí que sí. El dinero se pudre en la caja fuerte, lo único que quieren los madridistas es seguir siendo felices. Ahora sí. Ahora sí que sí.