la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 17 de julio de 2017

No cumplir la ley lleva al caos / por Rafael Comino Delgado



Hagan memoria: ¿Cuántas veces no ha cumplido la ley el gobierno catalán desde que tenemos democracia? ¿Cuántas veces no la ha cumplido el gobierno vasco? ¿Cuántas veces no la han cumplido otros gobiernos autonómicos? ¿ Cuántas veces se ha quemado la bandera española y al delincuente o delincuentes les ha salido gratis? ¿Cuántas veces se han quemado fotos del Rey (que lo hará mejor o peor, pero representa el Estado español) y al autor o autores les ha salido gratis? ¿Cuántas veces se ha insultado al Himno Nacional y a la Bandera sin que les pase nada a los delincuentes? ¿Cuántas veces....?

No cumplir la ley lleva al caos

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
Desde hace muchos años, en algunos aspectos, en España no se cumple la ley, simplemente porque los que han de hacerla cumplir no cumplen con su obligación.

Hagan memoria: ¿Cuántas veces no ha cumplido la ley el gobierno catalán desde que tenemos democracia? ¿Cuántas veces no la ha cumplido el gobierno vasco? ¿Cuántas veces no la han cumplido otros gobiernos autonómicos? ¿ Cuántas veces se ha quemado la bandera española y al delincuente o delincuentes les ha salido gratis? ¿Cuántas veces se han quemado fotos del Rey (que lo hará mejor o peor, pero representa el Estado español) y al autor o autores les ha salido gratis? ¿Cuántas veces se ha insultado al Himno Nacional y a la Bandera sin que les pase nada a los delincuentes? ¿Cuántas veces se ha atacado a la Religión católica, y en general a los cristianos, y al autor o autores les ha salido gratis? ¿Cuántas veces en el parlamento español algún diputado o diputados han vulnerado la ley y les ha salido gratis? ¿Cuántas veces el diputado Cañamero o el alcalde Sánchez Gordillo han asaltado supermercados o han obligado, con amenazas, a trabajadores a secundar una huelga? ¿Cuántas veces, en definitiva, no se han cumplido leyes, mientras fiscales, jueces y gobierno han mirado para otro lado?

Todo esto, como decía, pasa ahora con gran frecuencia, pero viene pasando desde la democracia, y por tanto son responsables de ello todos los gobiernos que ha habido, que estaban obligados a mantener la ley y el orden, y velar por la libertad de todos.

Aquellos que no hacen cumplir la ley, siendo esa su obligación, están cometiendo un delito porque permiten vivir fuera de la ley. Por tanto, para mí, son delincuentes por omisión, pero delincuentes y deberían pagar por ello, pero no pagan, al contrario cobran.

Que esto ocurra es una gran injusticia y un agravio comparativo ya que en otros aspectos, de infinitamente menor importancia, cualquier ciudadano puede ir a la cárcel.

El gran escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe decía , "prefiero cometer una injusticia antes que soportar el desorden", lo que yo subscribo totalmente.

Ciertamente cometer una injusticia no es bueno pero menos bueno es permitir que haya desorden, pues este conduce a muchas injusticias, a violencia , a falta de libertad, a la anarquía, al empobrecimiento, a la miseria, al caos, a la muerte, al desastre total.

Bien pues, como hemos dicho anteriormente, en nuestro país hay muchas leyes que no se cumplen, y los responsables de ello han sido los sucesivos gobiernos, incluido el actual.

Pensamos que un gobernante , o gobernantes, que no hacen cumplir la ley, bien porque no quieren o porque no pueden, son responsables de lo que pueda ocurrir, sea lo que fuere. Si hay asesinatos ellos serán responsables, si hay robos ellos serán responsables, si no se puede educar a los hijos en la lengua oficial de España, el castellano, ellos serán los responsables, etc.

Hay dos posibles situaciones y en ambas la responsabilidad es doble: Si el gobernante no la hace cumplir porque no quiere su culpabilidad, su delito, será porque no quiere hacer cumplir la ley y por no hacerla cumplir; está prevaricando y faltando a su juramento o promesa. Si no la hace cumplir porque no puede su culpabilidad será por no hacerla cumplir y por no dimitir, ya que no se encuentra capacitado para cumplir lo que prometió o juró cumplir.

Basándonos en cuanto hemos expuesto y aplicándolo a todos los gobernantes que hemos tenido desde que llegó la democracia, es obvio que muchos deberían estar en la cárcel, pero están libres, cobrando grandes sueldos o pensiones de por vida, naturalmente con nuestros impuestos. 

Que ello ocurra es indicativo de un pueblo poco inteligente, muy permisivo, que se deja manejar por incapaces sin escrúpulos, por tanto en lugar de simplemente quejarnos, deberíamos actuar, levantar la voz fuerte para decir a los incompetentes que se vayan, que no merecen nuestra confianza. Pero nunca para dar la confianza a los populistas, a los liberticidas, a los totalitarios, mucho más incapaces y peligrosos que los que tenemos. 

Pero no lo haremos porque una parte de la sociedad, vive de forma acomodaticia, procurando trabajar poco y vivir lo mejor posible, y otra parte, la más cerril, se manifiesta constantemente, muchas veces ni sabe porqué, y otras para pedir trabajar menos y ganar más, para estudiar menos y que le aprueben sin saber, o contra la discriminación de los homosexuales (que por cierto no existe en nuestro país, o si existe es positiva, es decir, para favorecerles), o a favor de delincuentes (recuerdan las manifestaciones de Podemos a favor del Sr. Bódalo, un delincuente condenado), en definitiva casi nunca por algo realmente sensato, importante y constructivo. 

Nuestra filosofía es que, "cuando Vd. sienta, y además es un clamor popular, que en su sociedad la corrupción es insoportable, que los jueces deban ser juzgados, que el delincuente tiene más protección que el decente y que los políticos más que resolver problemas, son un problema (¿Les suena todo esto?), tu sociedad está podrida y prácticamente muerta, si no se levanta pacíficamente, contra todo ello, saca de sus madrigueras a los corruptos, a los jueces, a los delincuentes y a los políticos, y los encierra en las cárceles". ¡Pues empiece por levantarse usted!