la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 27 de julio de 2017

Villar abandona Europa pero se aferra a España / por Juan Manuel Rodríguez



Faltan contables, sí señor, para hacer balance de todas las bolsas de basura que se van acumular en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.


Villar abandona Europa pero se aferra a España

Si Jorge Pérez, que llevaba en la federación desde que Norma Duval presentaba Bellezas al agua, no podía representar en absoluto la regeneración del fútbol español, Juan Luis Larrea, que lleva en esa casa desde que emitieron por TVE el primer capítulo de Bonanza, tampoco. Hay novelas de terror de Stephen King que dan menos miedo que el auto que el juez Pedraz ha dictado a propósito de los desmanes de Ángel María Villar, su hijo Gorka y Juan Padrón, y, aún así, (¡arrea!) Larrea, que hoy declaraba como testigo, que no investigado, en el caso Soule, decía que a él Villar no le había defraudado y que esperaba seguir manteniendo con él una buena amistad. Si, conocidos los hechos, que son terribles, al tesorero de la federación, hoy elevado al puesto de presidente, no le ha defraudado Villar... apaga y vámonos.

José Félix Díaz acaba de contar en Radio Marca que Villar ha dimitido por carta y desde la cárcel de su cargo como vicepresidente de la UEFA. Dimite, o le invitan a irse, de la UEFA y de la FIFA, pero, sin embargo, sigue sin renunciar a su puesto como presidente de la colonia española, aunque el Consejo le haya inhabilitado durante un año. Parece complicado que, mientras Villar no dimita, puedan convocarse nuevas elecciones, así que la estrategia del inhabilitado sigue siendo la de encallar adrede al fútbol español desde la prisión de Soto del Real. De momento, en la Asamblea celebrada ayer en la que se aprobó el calendario (que no, por supuesto, las cuentas) estaban los mismos. Y, como maestra de ceremonias, con el botafumeiro para arriba y para abajo, la empleada a la que, según las grabaciones que se han conocido, pretendía cobrar 300.000 euros por un despido falso, la señora Gascón.

José Manuel Estrada acaba de contar en Antena 3 que Victoriano Sánchez Arminio, que lleva siendo el brazo arbitral de Villar desde que ponían en la tele Los vigilantes de la playa, ha dimitido, pero que su dimisión no tiene carácter irrevocable: ¿Cómorrrr?... Sólo llevamos una semana del espantoso Villargate y, como hay más días que longanizas, supongo que acabaremos explorando también el apasionante mundo arbitral, dirigido con mano de hierro por Tito Vito. Sólo quiero volver a recordar que el único presidente que, saltándose el acuerdo de la Liga a la torera, apoyó a Villar en las elecciones de 2004 (las únicas que ha podido perder) fue Joan Laporta, y que, transcurrido mucho tiempo desde entonces, un vicepresidente de Laporta, Alfonso Godall, habló sin recato en La Sexta del "saldo arbitral" favorable al Barça. Faltan contables, sí señor, para hacer balance de todas las bolsas de basura que se van acumular en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.