la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 22 de mayo de 2018

Iniesta, se te olvidó el "¡Viva España!".. / por Juan Manuel Rodríguez


... muy mal, Andrés Iniesta, muy mal. Te deseo lo mejor, que pegues un buen estacazo a los japoneses, que además tienen mucha pasta, y que te salga un Mundial redondo, pero en tu homenaje... muy mal, Andrés Iniesta, muy mal. Nadie te pide la Luna, sólo un trocito de cariño. Un trocito pequeñito. Muy pequeñito. Y tú no lo diste.


Iniesta, se te olvidó el "¡Viva España!"..

Julen Lopetegui hizo pública ayer la lista de 23 jugadores seleccionados para el próximo Mundial de Rusia. A diferencia de la lista de Del Bosque para el Mundial de Brasil, que fue esencialmente bienqueda y que rendía aún homenaje a una generación única de jugadores que ganó Eurocopas y Mundial, la de Lopetegui me parece una lista justa. Yo creo, por ejemplo, que Marcos Alonso se habría merecido estar, pero a cambio entra Monreal, que conoce mejor el grupo. Y, al final, son habas contadas; quiero decir con esto que en España hay tantos futbolistas de calidad que podría haberse confeccionado una lista de 50 y, si te pones a repasarla, 21 de los 23 jugadores los habríamos puesto cualquiera de nosotros. Yo no habría llevado a Piqué pero por motivos exclusivamente extradeportivos, pero entiendo que Lopetegui le convoque porque, más allá del fútbol, al seleccionador nacional español no le parece demasiado relevante lo que ocurra en su país, sólo le importa su Mundial.

Así que de la lista de Lopetegui no llama en realidad la atención ninguna presencia pero sí nos hemos centrado todos mucho en una ausencia, la ausencia de Álvaro Morata, que no estará en la cita mundialista. Y nos hemos centrado en la ausencia de Álvaro no porque sea injusta, que no lo es, sino porque Morata tomó una decisión en su día y eligió irse del Real Madrid fundamentalmente por dos motivos: el primero de ellos, que quería jugar más minutos; y el segundo, conectado con el primero, que, con más minutos, Morata pensaba que sería el 9 indiscutible de España. En algunos comentarios la gente se ha regodeado por la ausencia de Morata, algo así como un "¡te jo... robas, que no vas al Mundial por haberte ido del Madrid". No es mi caso. O espero que no sea mi caso. Pero si Morata se fue del Madrid porque quería jugar más y, gracias a ello, convertirse en el delantero centro titular de España, es un hecho que no logró lo primero y que lo segundo ha acabado trágicamente.

Es fútbol-ficción, por supuesto, pero yo estoy convencido de que, de haberse quedado en el Madrid, en la lista de Lopetegui para el Mundial habría habido 7 jugadores del Real en lugar de 6. Entiendo que, como todos y cada uno de los futbolistas que a lo largo de la historia han sido, Morata quisiera jugar más. No comprendí, y aún hoy no comprendo, que descartara luchar en su casa por un puesto y eligiera hacerlo en un equipo, el Chelsea, que, con todos mis respetos, está cuando menos 3 escalones por debajo del Madrid. Desde el punto de vista económico, la operación para el Real fue una bicoca: 80 millones por Morata, una talegada. Desde el punto de vista deportivo, perdió el Madrid y, a los hechos me remito, el propio jugador, que se equivocó, creo yo, al irse.

Y sobre la despedida de Iniesta. Sólo faltaría que yo viniera a amargarle la despedida a Andrés: ni es mi intención, ni creo que sepa quién soy ni pienso que ningún comentario mío pueda lograr ese efecto. Pero, homenajes al margen, yo tengo que decir lo que pienso, y lo que pienso es que Iniesta se olvidó de España en sus "Viscas" del Camp Nou. Cuando dije esto mismo en El Chiringuito, una legión de culés me explicaron con peras y con manzanas que si Iniesta no dijo "¡Visca España!" era por la sencilla razón de que no se despedía de la selección sino del Barça, pero Iniesta tampoco se despedía de Cataluña, y sin embargo, sí gritó "¡Visca Cataluña!"; ni se despedía tampoco de Fuentealbilla y, como no podía ser de otro modo, gritó "¡Visca Fuentealbilla!"... ¿Por qué no "¡Viva España!"...

Yo creo que, fiel a su tradición, Andrés volvió a ponerse de perfil. Se puso de perfil otra vez porque el tema es difícil, es complicado. Pero, de un tiempo a esta parte, hay en Cataluña muchos ciudadanos anónimos, ciudadanos que no tienen una bodega ni pueden permitirse el lujo de irse mañana a trabajar, por ejemplo, a Japón ganando un dineral, que se la están jugando por la Constitución, el Estado de derecho y la legalidad. Se la están jugando, por ejemplo, colocando banderas españolas en el balcón de su casa, con la consiguiente coacción por parte de los revolucionarios de la sonrisa. Así que, sin ánimo de estropear ninguna fiesta pero con la irrefrenable necesidad de decir lo que pienso... muy mal, Andrés Iniesta, muy mal. Te deseo lo mejor, que pegues un buen estacazo a los japoneses, que además tienen mucha pasta, y que te salga un Mundial redondo, pero en tu homenaje... muy mal, Andrés Iniesta, muy mal. Nadie te pide la Luna, sólo un trocito de cariño. Un trocito pequeñito. Muy pequeñito. Y tú no lo diste.