la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 30 de mayo de 2018

UNA TERNA EN BABIA / por Antolín Castro

Hoy llovía al empezar, también ilusión haciendo saludar a Lorenzo, luego...

Los tres, Daniel Luque, David Galván y Álvaro Lorenzo, han pasado la tarde en Las Ventas sin enterarse de nada. Ni de los toros nobles que tenían delante, por cierto con las orejas puestas a su disposición, como tampoco del eco que sus insulsos trasteos trasladaban al tendido.


UNA TERNA EN BABIA

Antolín Castro
S.I.18.- Para los que no sepan lo que es ‘babia’ les indicamos que es tanto como decir en la inopia o, si lo quieren mejor,  que no se han enterado.

Los tres, Daniel Luque, David Galván y Álvaro Lorenzo, han pasado la tarde en Las Ventas sin enterarse de nada. Ni de los toros nobles que tenían delante, por cierto con las orejas puestas a su disposición, como tampoco del eco que sus insulsos trasteos trasladaban al tendido.

Si malo es lo primero, más preocupante es lo segundo. Lo primero lo pueden justificar con que ejecutaron el toreo moderno, trazar líneas, retrasar la pierna de salida, utilizar el pico de la muleta, etc., y que es eso lo que se lleva ahora y lo que a las figuras les vale. Con lo segundo no hay manera de justificar nada. Si notas que no interesas al público qué coño sigues haciendo allí, amontonando pases sin ninguna calidad, y aburriendo al personal y hasta a los toros. O es que no perciben que los aplausos que reciben son solo de tres docenas de espectadores?

Pues no, pesados hasta escuchar avisos antes de entrar a matar. Poniendo posturas cañís y olvidándose de que la autenticidad, máxime si no eres figura y no cuentas con legión de seguidores que te adulen, es lo que puede convencer y conmover a los aficionados de Madrid. Pues de eso no hubo.

Los toros fueron blandos y nobles como para cortarles más de una oreja al primero, quinto y sobrero sexto, uno para cada uno, y el resto para aumentar su prestigio torero y no tirarlo por la borda. Una pena de tarde que han desaprovechado.

Alguien podrá decir que el toreo que han practicado es idéntico, o parecido al de otros figurones y a ellos les vale. La respuesta la hemos dado hace un rato. Ellos llenan la plaza con incondicionales y de ese modo lo que hacen ya lleva marchamo de triunfo con tanto seguidor. 

Así que ya lo saben, a torear bien o a ser figura. Si eligen lo segundo deberán aprobar las oposiciones taurinas que les aúpen a esos puestos; si eligen lo segundo basta con interpretar el toreo con pureza y sentimiento. Cuestión de elección.